15 Junio 2019 7:44 PM

PortadaTendenciasReflejos

Nadine Gordimer, gran defensora de los derechos humanos

Nadine Gordimer, gran defensora de los derechos humanos

ampliar foto

Nadine Gordimer

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 09.01.2019 - 9:09 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La escritora surafricana y premio nobel de literatura, Nadine Gordimer, gran defensora de la abolición del “apartheid”, obtuvo en  1991, a los 67 el Premio Nobel de Literatura.  En aquel momento fue la primera mujer en hacerlo en 25 años. Nadine Gordimer nació en Springs, una población minera cercana a Johannesburgo. Por tratar el tema de los conflictos interétnico y el apartheid, el gobierno prohibió tres de sus obras.

“Algunas personas dicen que me dieron el premio no por lo que he escrito, sino por mi política”. Pero yo soy una escritora. Esa es mi razón para seguir con vida”, manifestó la sudafricana tras recibir el Nobel de la academia sueca en 1991.

La suave voz de la serpiente (1956), su primer libro importante de cuentos, fue publicado a los 15 años. Después publicó “Seis pies de tierra” (1956), La huella del viernes (1960), obra ganadora del premio literario W.H. Smith and Son de 1961). Estos libros narran hechos de la vida cotidiana en Suráfrica, analizando las tensiones entre los distintos grupos raciales bajo la rígida segregación del apartheid.

Sus novelas “Mundo de extraños” (1958), “Ocasión para amar” (1963) y “El desaparecido mundo burgués” (1966) abordan estos temas. Gordimer presenta la situación de la gente, de los sudafricanos de color, con gran sensibilidad. En la novela, “La hija de Burger” (1979), explora los sentimientos divididos de una mujer blanca sobre el apartheid cuando su padre comunista es encarcelado por oponerse al sistema.

“Gente en julio”(1981) mira hacia el futuro retratando una familia blanca que logra huir de una guerra civil gracias a la ayuda de sus criados negros. En “La historia de mi hijo” (1990) un joven negro trata de entender los conflictos de la vida privada y pública de su padre.

A lo largo de una prestigiosa carrera, Gordimer escribió 15 novelas y una docena de relatos cortos.  Al entregarle el Nobel, el jurado del premio destacó que "por sus magníficas obras épicas Gordimer ha aportado eminentes servicios a la humanidad".

En el discurso que pronunció al recibir el Nóbel, la escritora  aseveró: "El hombre es el único animal con capacidad de observarse a sí mismo y que ha sido dotado de la dolorosa capacidad de haber querido siempre saber <el porqué>. Y esto no es sólo la gran cuestión ontológica sobre por qué estamos aquí, a través de qué religiones o filosofías buscamos la respuesta final que distintos pueblos en distintos tiempos se han formulado, sino que desde que el ser humano comenzó esa observación de sí mismo ha buscado también la explicación de los fenómenos cotidianos, como la procreación, la muerte, o el cambio de las estaciones".

Su defensa por la mayoría negra hizo que Gordimer fuera una de las primeras personas con las que Nelson Mandela quiso reunirse tras convertirse en 1994 en el primer presidente negro de la historia de Sudáfrica, después de pasar 27 años en prisión. En los años ochenta publicó algunas de sus obras más importantes: “”A Soldier’s Embrace (1980), “July’s People” (1981), “Something Out There” (1984), “A Sport of Nature” (1987), y “My Son’s Story” (1990).

ingridderodriguez@hotmail.com




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.