18 Diciembre 2018 2:10 PM

PortadaTendenciasReflejos

Nuestro mundo Contemporáneo La ciencia y la técnica en el mundo de hoy

Nuestro mundo Contemporáneo La ciencia y la técnica en el mundo de hoy

ampliar foto

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 05.12.2018 - 9:16 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El siglo XX es un momento extraordinario,  trascendental en la evolución histórica de la humanidad. En los 100 años que abarcó dicho siglo espectaculares avances científico- técnicos,  han transformado el mundo. En íntima colaboración con la investigación científica, la ciencia del siglo XX  no ha dejado de sorprendernos con sus descubrimientos: ha desentrañado los enigmas del universo,  la estructura interna del átomo, el ADN y el origen de la vida, lanzando al hombre a una sistemática exploración del universo. Todos los que nacimos en el siglo XX, hemos presenciado esos maravillosos descubrimientos científicos que simbolizan un cambio de época.
 
 La ciencia, del latín scientia (conocimiento) tiene como objetivo percibir del modo más exacto posible el mundo que nos rodea. Este conocimiento debe presentar ciertas características: ser universal y verificable, asentarse sobre teorías o leyes, establecerse a partir de un método científico reconocido, y ser difundido. Así pues, todo conocimiento científico está vinculado a un lugar y una época.
 
 El filósofo alemán Rudolf Carnap (1891-1970) elaboró una clasificación de las principales ciencias en función de su objeto de estudio. Se distinguen las siguientes: 1) Las ciencias puras o formales, que se apoyan en un mecanismo de deducción, pero no se proponen como finalidad inmediata una utilidad concreta (matemáticas, lógica, etc.) 2) Las ciencias aplicadas, que se asientan en la observación y tienen un fin específico de naturaleza práctica. Estas, últimas  a su vez, se subdividen en dos ramas: - Las ciencias naturales, que estudian la naturaleza desde un enfoque fundamentado en la experimentación y el uso de instrumentos de medición para verificar o invalidar una teoría (física, química, biología, geología, etc.).
 
-Las ciencias humanas, denominadas también ciencias sociales, cuyo objeto es el estudio de las sociedades humanas en todas sus formas. Cada una de ellas se basan en un enfoque distinto (historia, geografía, sociología, psicología, etc.).”
 
La técnica no es más que la aplicación de la ciencia, si nos adentramos en el amplio campo de la ciencia y la técnica observaremos que los científicos aprenden a  hacer ciencia mediante la instrucción explícita de sus profesores, de sus textos de estudio y de sus colegas. Pero llama la atención una actitud singular en los que se dedican a hacer ciencia, y es, el deseo de innovar, la preocupación por investigar y  crear nuevos productos, servicios,  vías para hacer cosas, por y para los demás. Es precisamente esa inclinación a hacer cosas por, y para los demás, mejorando el mundo y procurando para la gente mayor calidad de vida la esencia del auténtico espíritu innovador e inventor que motiva a los científicos y tecnólogos.
 
La vida del hombre y la mujer de hoy, ha cambiado gracias a la revolución tecnológica. Su esencia es la electrónica, la comunicación,  la medicina, la construcción, la astronomía… Todas buscan el progreso y la felicidad de la humanidad.
  
LA CIENCIA Y LA TECNICA EN EL MUNDO DE HOY
 
Sobre de la importancia de la ciencia y la técnica en nuestros días, Alvárez y Gutierrez (1994) explican: “Nuestra civilización ha llegado a depender de la ciencia y de sus aplicaciones en un grado desconocido en anteriores períodos históricos. Ninguna época ha exigido tanto a la ciencia como lo hace la nuestra, ni se ha servido tanto del trabajo de los científicos. Desde el punto de vista cuantitativo, la investigación científica ha alcanzado dimensiones sin precedentes. El número de investigadores a principios del siglo XX era de 15.000, y a mediados de siglo se había alcanzado la cifra de 500.000. Desde el punto de vista cualitativo, es decir, atendiendo a la naturaleza y repercusiones de los descubrimientos, la importancia actual de la ciencia es aún mayor. En pocos años, los investigadores han revisado y actualizado numerosas teorías científicas aceptadas durante siglos. Recientes descubrimientos obligan, a su vez, a replantearse conclusiones que sólo hace unas décadas se consideraban definitivas. El desarrollo científico ha tenido una profunda repercusión social y económica. En cuanto La organización de la actividad científica, los mismos autores puntualizan el  tono interdisciplinar de la ciencia contemporánea, en cuanto, los actuales sistemas de investigación se basan en la especialización y en el trabajo en equipo. Por otra parte, cada vez es mayor la intercomunicación y la interdependencia entre las distintas ciencias, lo que exige una labor de síntesis y una explicación global de la realidad”.

 ingridderodriguez@hotmail.com



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.