20 Noviembre 2018 4:21 PM

PortadaTendenciasReflejos

La aparición del lenguaje humano

La aparición del lenguaje humano

ampliar foto

Obra de Henri Rousseau

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 07.11.2018 - 8:20 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Aunque parece un hecho natural y muy común que dos personas hablen y digan lo que piensan y sienten, un complejo y delicado proceso se da en la realidad comunicativa que el lenguaje concreta por medio de las palabras, en diferentes niveles de precisión. En dichos niveles intervienen procesos cerebrales, fisiológicos, auditivos, motores etc., que sirven de respaldo al acto de pronunciar y al acto de escuchar el habla, que son simplemente un símbolo complejo de esos “significados”, o el signo que los expresa.  
 
Al hacer este señalamiento, Sapir (1994) observa: “lo que vemos inmediatamente es que el lenguaje, en cuanto tal, no se encuentra localizado de manera definida en el cerebro, ni puede estarlo, pues consiste en una relación simbólica peculiar – fisiológicamente arbitraria – entre todos los posibles elementos de la conciencia por una parte, y por otra ciertos otros elementos particulares, localizados en los centros cerebrales y nerviosos, sean auditivos motores o de otra naturaleza. Si se puede considerar el lenguaje como “localizado” de manera definida en el cerebro, es solo en ese sentido general y sin mucho interés en que se puede decir que están “en el cerebro” todos los aspectos de la conciencia, todo interés humano y toda actividad humana. Por consiguiente,  no tenemos más remedio que aceptar el lenguaje como un sistema funcional plenamente formado dentro de la constitución psíquica o “espiritual” del hombre. No podemos definirlo como una entidad en términos puramente psicofísicos , por más que la base psico-física sea esencial para su funcionamiento en el individuo”.
 
Reconociendo la gran importancia de los procesos físicos y psíquicos del habla, concluimos que la capacidad que tiene el hombre para hablar, y la práctica desarrollada por él, esta comprendida en su esencia natural. Dicha capacidad se manifiesta en la adquisición de la lengua en la infancia. Proceso que se inicia con  el descubrimiento y la primera aplicación de los signos. Posteriormente el niño aprende a sustituir los signos del lenguaje hablado por otros, como son los de la escritura, hecho que se aprecia, como resultado final del proceso de aprendizaje de la lengua materna. Importante es, para el niño dicho aprendizaje, que le permite a la vez constituirse como persona distinta e identificarse con una comunidad lingüística y con una cultura.
 
Tal como ya hemos apuntado arriba, el lenguaje es la capacidad que tiene el hombre para manifestar lo que piensa o siente. Es decir, cualquier sistema de signos usado por el hombre para el ejercicio de dicha capacidad: lenguaje oral, escrito, visual. El lenguaje humano es articulado, es un sistema de sistemas que tiene una organización interna basada en un sistema binario, cada una de sus manifestaciones concretas tiene una estructura propia en los diferentes niveles, que las distinguen unas de otras. Sin embargo, no obstante las diferencia, hay ciertas correlaciones estructurales que permiten que el análisis en uno de los planos sea aplicable en otro de los planos, como ocurre entre los planos de la expresión y el contenido

“El lenguaje hablado (discurso, ha existido desde la aparición del hombre, hace aproximadamente 50.000 años) y el escrito (escritura, ha existido desde hace unos 6,000 años), ambos constituyen nuestro medio de comunicación primario, que está basado en asociaciones arbitrarias y aprendidas entre palabras y las cosas que estas representan”.
 
No obstante, la comunicación que realizamos a través del lenguaje verbal no se limita exclusivamente a las palabras y su significado pues nuestro sistema lingüístico va mucho más allá, en cuanto tiene la capacidad de transmitir matices de información que no contienen los vocablos en forma aislada, pero que, dependiendo de la estructura, mezclan y expresan el contenido de los mensajes. De ahí que la lengua tiene varias funciones que no son excluyentes, en un mismo mensaje podemos apreciar varias las diversas funciones del lenguaje y su cometido: referencial o representativo; emotivo o expresivo; conativo o apelativo; poético; y metalingüístico. 

ingridderodriguez@hotmail.com
 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.