15 Octubre 2018 5:42 PM

PortadaTendenciasReflejos

Frente al malecón del rio Nerva se encuentra el Museo del Herrmitage

Frente al malecón del  rio Nerva se encuentra el Museo del Herrmitage

ampliar foto

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 10.10.2018 - 8:09 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Un museo que me  impresionó profundamente. De todos los que he visitado
el Herrmitage es un  grandioso monumento del arte y la cultura Universal encarnada en las más bellas realizaciones del genio humano. Su famosa colección de piezas de arte y objetos arqueológicos, compuesta por más de tres millones de  antigüedades, cuadros, armas, porcelanas, muebles, joyas y cerámicas de todas las civilizaciones antiguas y modernas constituye una de las más completas y valiosas del mundo.

 Situado en el corazón de San Petersburgo, frente al Malecón del río Neva, el Hermitage  está formado por cuatro edificios (Palacio de Invierno, Pequeño Ermitage,  Herrmitage Viejo y  Nuevo Herrmitage). Fue fundado a mediados del siglo XVIII para contener una colección de palacio, que se formó con la colección privada que fueron reuniendo los zares de Rusia a través de varios siglos. La misma se  inició con las obras de arte de Catalina “La Grande” la emperatriz que amaba el arte, y quién en 1764 adquirió una colección de 225 cuadros de pintura holandesa y flamenca para decorar el Palacio dónde residía. La importante muestra se formó con obras de Rafael, Rubens, Murillo, Rembrandt y Anton Van Dyck.
 
 En 1917 fue declarado Museo Estatal y actualmente lo recorren cada año varios millones de personas para observar y disfrutar de una muestra inigualable de arte  Griego, romano, egipcio, mesopotámico, del cercano y lejano oriente, única en la historia de la museografía internacional, también contiene una fascinante colección de arte moderno y contemporáneo. Cuándo lo visité me llamó poderosamente la atención la colección de obras de Cézane, Van Goh y Gaugin. Pintores en los cuales, encontramos los orígenes del arte moderno. Al ver sus obras reunidas en la sala de pinturas del siglo XX, pensé en los rasgos comunes que los unen a pesar de sus estilos tan diversos: los 3 eran independientes y rebeldes, y eligieron su propio camino en el arte.

 Al igual los cuadros de Picasso  del Hermitage ofrecen una panorámica completa de los períodos de la obra del singular pintor: el azul, el rosa, y el cubismo, además congregan   permanentemente un a pequeña multitud,  frente a dos pinturas: “La bebedora de ajenjo” y “El encuentro”, una de las obras más conmovedoras del período azul de Picasso, dónde la sensación trágica de lo irreparable está presente en el encuentro de dos hermanas, una religiosa y una prostituta. Se reencuentran al pie del muro del hospital de la prisión Saint- Lazare. Pero la genial concepción  del pintor borra en el lienzo las señales referenciales del tiempo y el lugar, que se hacen cada vez más abstractos: Dos mujeres vestidas de azul se encuentran en un espacio frío e intemporal, fuera del tiempo. El tema de la soledad humana, conmovedoramente inquietante en esta emblemática pintura, será posteriormente uno de los más importantes en la obra de Picasso.  

El turismo cultural de Europa encuentra en este espacio museístico un lugar especial para la interpretación y conocimiento del arte universal. Un lugar que promueve el deseo de comprender los objetos y las obras…El Herrmitage atrae, cautiva, y atrapa al visitante en la atmósfera de sus espléndidos edificios que dan cuenta con extraordinaria riqueza y amplitud del valor de las obras maestras del arte mundial, que se elevan por encima de todas las diferencias nacionales y culturales.

ingridderodriguez@hotmail.com

 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.