12 Noviembre 2018 8:49 PM

PortadaTendenciasReflejos

Madrid y sus lugares emblemáticos

Madrid y sus lugares emblemáticos

ampliar foto

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 13.09.2018 - 8:40 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El encanto de Madrid resalta en el verano. La ciudad atrae a decenas de miles de turistas procedentes de todo el mundo. A lo largo del año se celebran conciertos, festivales, exposiciones, concursos, congresos internacionales, etc. Durante mi reciente recorrido pude observar las dos exposiciones del momento del momento en los emblemáticos museos, “El Prado” y el museo “Thyssen Bornemisza”.

Me fascina el señorial y hermoso barrio de Salamanca, formado por una cuadrícula en la que discurren calles y avenidas paralelas y perpendiculares que muestran la esencia de la ciudad: Serrano, Velázquez, Goya, Ortega y Gasset, son muy concurridas, en el ambiente de sus terrazas y bares, con mesas y plantas en las aceras, se impone tomar el delicioso “tinto de verano” (una mezcla de vino tinto y gaseosa de limón) la bebida obligada de estos meses de calor. No se pueden dejar de ver, la Biblioteca Nacional, el Museo Arqueológico, la Plaza Colón, la Iglesia de San Benito, las edificaciones neoclásicas y modernas del Instituto de Empresas, en fin, el espectacular conjunto que forman tiendas, bares, restaurantes y pequeños establecimientos con años de tradición, en rubros tan diversos como las antiguedades, joyas, confección de trajes, pasteles, o muebles.

Me siento en las tardes en la terraza exterior de un establecimiento con cien años de tradición. El restaurant “José Luis”, es un lugar emblemático en el hermoso barrio de Salamanca. Salgo por la calle La Gazca, y luego tomo la General Horá. Desde ahí observo la fachada del Museo Lázaro Galdiano, resultado de la pasión por el arte del editor y empresario del mismo nombre. Posee una importante colección de pintura que incluye a Goya, Zurbarán, Murillo, y El Greco… complementada por esamaltes, marfiles, objetos de orfebrería, bronces, y madera.
 
El Museo del Prado
 
Una de las zonas de mayor interés de todo Madrid es el área urbana dónde se encuentra ubicado el Museo del Prado. Se trata de un espacio concebido por los Borbones y Carlos III, que hoy sigue brillando al unísono con los lugares que le rodean como son el museo Thyssen-Bornemisza, el Jardín Botánico, la Plaza Cibeles, la famosa Puerta de Alcalá, el Parque de Retiro, el museo Reina Sofía, la Basílica de San Jerónimo y la Iglesia de Atocha. 

Cuando estoy en Madrid uno de mis lugares favoritos es el Museo del Prado. Se trata de la Pinacoteca más importante del mundo, un hito arquitectónico patrimonial que traza la ruta cultural de los madrileños.

El Prado no es un lugar de coleccionismo y atesoramiento de obras de arte, sino que es una institución viva y abierta con un activo programa de actividades educativas y culturales que ponen en relieve su valor como entidad líder en el campo de la museografía universal y la divulgación cultural. De ahí que su objetivo principal es, conservar intacto el patrimonio del arte español y europeo para la posteridad, explicar su historia por fases o etapas, difundir el mérito de un artista, o escuela, educar el gusto del público, estimular la creatividad de la gente y el aprecio general del arte, para así conservar la esencia artística del pasado como el arte de nuestros días.

Al pasear por el Museo del Prado las distintas salas se entremezclan en las estancias dedicadas a la pintura y la escultura, en un bello edificio que fue inaugurado el 19 de noviembre de 1819 por Fernando VII con cuadros de su propiedad que había heredado de sus antepasados. Estos conforman el núcleo principal del museo, ya que la mayor parte de los monarcas españoles fueron importantes y apasionados coleccionistas. En 1872, pasa a ser propiedad del estado español, nutriéndose con una gran cantidad de obras del museo de la Trinidad, que a su vez había sido creado en 1836 con fondos artísticos patrimoniales eclesiásticos. En 1971 recibió la incorporación de un importante conjunto de obras del siglo XIX. El edificio que lo alberga fue construido por Juan de Villanueva en 1875. El diseño fue proyectado según los cánones neoclasicistas de la época que integraron en los extremos de la larga nave central un patio, un templo circular de bóveda semiesférica y en el centro una hermosa basílica rectangular de inspiración romana. Llaman la atención los ornamentos de la fachada Velázquez, con alegorías en el friso y las columnas, y los dieciséis  medallones dedicados a representantes españoles de todas las artes.
 
El Parque del Retiro, un lugar mágico
 
En Madrid hay un lugar muy especial, que por sus características se ha convertido en todo un símbolo de la ciudad. Es el parque del Retiro o Paseo del arte- Retiro. Se trata de un espacio público con 120 hectáreas, 14 puertas, más de 40 estatuas, y decenas de rincones mágicos, rodeados por árboles centenarios que forman un valioso patrimonio ecológico.
 
No solo por sus vistas, sino también por sus famosas puestas de sol “El Retiro” es un lugar muy concurrido, en el que se reúnen una multitud de madrileños y turistas, junto a artistas, pintores, poetas, titiriteros, adivinadores, creándose un ambiente pintoresco muy singular. El conjunto fue edificado por encargo de Felipe IV, al Conde-Duque de Olivares como área circundante del Palacio del Buen Retiro, que combinaba varias dependencias con hermosos jardines, lagos y estanques artificiales. No se pueden dejar de ver el lago grande, la estatua del Ángel caído, el observatorio astronómico, y la casita del Pescador.

La puerta de Alcalá
 
Símbolo de Madrid, conmemora la llegada de Carlos III, quién mandó a derribar la antigua puerta, para levantar la actual, obra de Sabatini. Fue construida en los años 1769- 1778, en un estilo barroco clasicista con pureza de líneas. Consta de cinco vanos, tres de ellos con arco de medio punto de inspiración griega, y el resto adintelados. Un elemento que llama la atención es que sus dos fachadas son distintas, con pilastras y columnas adosadas, pues el arquitecto hizo fusión de dos estilos, logrando un monumento interesante. En los cafés y terrazas de sus alrededores se congrega la gente a conversar. Las fotos de los turistas en la bella y muy famosa Puerta de Alcalá.

ingridderodriguez@hotmail.com

 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.