19 Agosto 2018 9:18 AM

PortadaTendenciasReflejos

Augusto Roa Bastos, uno de los grandes novelistas de la literatura hispanoamericana

Augusto Roa Bastos, uno de los grandes novelistas de la literatura hispanoamericana

ampliar foto

Augusto Roa Bastos

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 12.06.2018 - 8:56 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Augusto Roa Bastos (Asunción, Paraguay 1917-2005) es la figura más emblemática y universal de la literatura paraguaya contemporánea y uno de los grandes novelistas de la literatura hispanoamericana. Narrador y poeta, acercarse a su obra implica comprender su país de origen, y el contexto histórico desde el que surgen sus novelas: la guerra de la Triple Alianza (1865-1870) y la guerra del Chaco (1932- 1935), que sacudió a dos países hermanos, Paraguay y Bolivia se enfrentan por cuestión de límites. Los intereses de las compañías petroleras, Standard Oil. Co. Y Union Oil Company, por el dominio del petróleo y del estaño en un territorio como el Chaco. Vivió esos episodios cuando aun tenía 15 años. En 1933 él y un amigo se fueron al frente. La guerra del Chaco, que cobró alrededor de 40, mil vidas marcó su obra.Esos años, durante los que permaneció en la retaguardia, fueron cruciales al proporcionarle las anécdotas y vivencias que alimentarían su literatura.
 
Su infancia transcurre en Iturbe -pequeño pueblo culturalmente guaraní-, escenario y objeto referencial casi constante de su mundo novelístico. La participación en la guerra del Chaco fue la experiencia que dio vida a su famosa novela  Hijo de hombre (1960), obra que abarca cien años de historia paraguaya. En esta obra se aprecia el rigor técnico con que el autor traza su relato, así como la fuerza de la prosa con que transcribe el habla regional (guaraní y castellano) conforman su mundo semántico.
 
Roa Bastos representa la nueva narrativa latinoamericana, en el cultivo de “lo real maravilloso”, distinguido entre la esencia que centra el <ser americano> y el <ser europeo>, alternando en su literatura el uso del español con expresiones guaraníes, al igual que Argüedas utilizaba expresiones quechuas.
 
“Hijo de hombre” (1960), y “Yo el Supremo” (1974) son dos grandes novelas, escritas dentro de su concepto de lo narrativo como “instrumento de captación y, en segunda instancia, de la transformación de la realidad social”. Mitos, símbolos, saltos cronológicos, “Hijo de hombre” es una obra de gran valor testimonial. En sus páginas Roa Bastos crea esa visión cíclica que abarca un siglo de historia  Paraguaya, culminando en la Guerra del Chaco.
Por otra parte, más que la novela de un dictador, “Hijo de hombre” es una voz persistente contra la dictadura, una denuncia permanente contra el abuso del poder.
 
El pueblo de Iturbe, fue el lugar que le sirvió de inspiración para muchas de sus creaciones. “Los latinoamericanos de cierto modo compartimos un destino histórico, un universo cultural. Tenemos denominadores comunes”. Afirma Roa Bastos apuntando el criterio general que apreciamos en su obra.
 
NOVELAS: Hijo de Hombre (1960); Yo el supremo (1974); Vigilia del Almirante (1992); El fiscal (1993); Contravida (1994); y Madama Sui (1995). Entre sus cuentos, mencionamos: El trueno entre las hojas (1953);El baldío (1966); Madera quemada (1967); Los pies sobre el agua (1967); Moriencia (1969); Cuerpo presente y otros cuentos (1971). El sonámbulo (1976) - novela corta; Lucha hasta el alba (1979).
 
POESÍA: El ruiseñor de la aurora, y otros poemas (1942); El naranjal ardiente, nocturno paraguayo (1960), poemas escritos entre 1947 y 1949). Escribió varias obras de teatro. Entre ellas: Alma de tradición (1944); El niño del rocío (1945); Mientras llega el día (1946); Yo el Supremo (1991); y La tierra sin mal (1998).
 
CUENTOS Y OBRAS DE TEATRO: Alma de tradición (1944); El niño del rocío (1945); Mientras llega el día (1946); La tierra sin mal (1998). Cuentos infantiles: El pollito de fuego (1974); Los Juegos 1: Carolina y Gaspar (1979); Los Juegos 2: La casa de invierno - verano (1981).

ingridderodriguez@hotmail.com
 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.