18 Septiembre 2018 6:53 PM

PortadaTendenciasReflejos

Valores de la lectura

Valores de la lectura

ampliar foto

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 13.03.2018 - 6:46 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Con la finalidad de hablar a los lectores de "Reflejos", acerca de la historia del libro y los valores de la lectura en el contexto del mundo actual, en el cual, pienso que es necesario fomentar el hábito de la lectura y el amor por los libros, concientizando a la juventud de que la buena lectura ilumina desde dentro la mente y el alma humana, me propongo destacar a continuación, la importancia del libro y la lectura en el desarrollo, avance y progreso de la civilización.
    
Desde la más tierna  infancia los niños entran en contacto con el libro  aprendiendo con sus padres y maestros a leer. El fundamento del aprendizaje del ser humano está en la lectura. Leer es la vía más directa y segura de acceder al conocimiento. Todos los que como ustedes y como yo -gracias a nuestros padres y maestros- hemos tenido la gran oportunidad de aprender a leer en la infancia, hemos desplegado los complejos procesos mentales y psicológicos involucrados en el acto de leer. Son maravillosos. Los diseñó DIOS, son la expresión de la asombrosa capacidad humana de usar signos,  traspasando el aquí y el ahora de la experiencia concreta e inmediata.
    
Saber leer, y aprender a partir de los textos escritos es una capacidad que nos ayuda a vivir mejor y ser personas. Especialmente en la actual sociedad del conocimiento y la información, develada por el poder del texto, en la que  tenemos internet con una capacidad ilimitada para albergar 70 millones de blogs y 150 millones de páginas web. La necesidad de que los lectores lean interpretando, y comprendan de forma cabal toda la información que actualmente circula, a través de novedosos formatos digitales es cada día mayor.
   
En la escuela, en la universidad, en la vida de todos los días, la actividad lectoral es básica y fundamental, pues desde la más tierna infancia los niños entran en contacto con el libro,  aprendiendo con sus padres y maestros a leer.
    
Ahora bien, ¿Cómo incrementar nuestro desempeño en la lectura?
   
¿Cómo desarrollar estrategias para lograr eficacia al leer? Parodi, Peronard, e Ibañez (2010) señalan la importancia de identificar nuestro objetivo al momento de leer seleccionando una metodología al abordar un texto: “tomando en cuenta que como lectores hemos podido desarrollar diversos objetivos que nos llevan a leer, y ello necesariamente influye en la forma de leer, y en las estrategias de lectura que ponemos en práctica frente a un determinado texto, el objetivo de nuestra lectura determinará el proceso lector: No es lo mismo leer para aprender, que leer con un propósito lúdico, o leer para estar informado. Al identificar nuestro objetivo en la lectura de un determinado texto debemos tomar en cuenta varios aspectos.         El primero y más relevante de ellos es vivir funcionalmente en comunidad siguiendo ciertas normas señalizadas, por ejemplo, en una serie de carteles o letreros con el nombre de calles, señales de las calles, señales de tráfico e, incluso los horarios de atención en oficinas, consultorios e instituciones públicas. Es necesario conocer las realidades a las que apuntan esos avisos para darles sentido.  Así, el objetivo general de lectura, se va especificando a medida que la persona se desarrolla y crece en medio de su contexto social y cultural. A lo largo de ese proceso van surgiendo diversos propósitos para la lectura. Algunos de los más típicos son los siguientes: -leer para estar informado;leer para pasar el tiempo; leer para entretenerse; leer para aprender.
    
El objetivo que tengamos al abordar un texto escrito demanda distinto grado de atención, comprensión y profundidad. Uno puede preguntarse ¿Cuál es la diferencia entre leer para aprender y leer para entretenerse? La razón por la cual se lee, influye en la profundidad y duración de los procesos mentales involucrados. La memoria y la atención son parte de los procesos implicados en el acto de la lectura. La diferencia entre leer para entretenerse y leer para aprender, incluye  un factor temporal, pues aprender implica algo más duradero tanto en el proceso mismo como en la permanencia de lo aprendido. De ahí que la lectura para aprender llamada también lectura funcional-  requiere procesos mentales que demandan en el lector sistematicidad, clasificación, síntesis, análisis, memoria y atención.

ingridderodriguez@hotmail.com



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.