25 Junio 2018 11:52 AM

PortadaTendenciasReflejos

La Zona Colonial de Santo Domingo: un tesoro de arte, historia y cultura

La Zona Colonial de Santo Domingo: un tesoro de arte, historia y cultura

ampliar foto

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 12.03.2018 - 8:14 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Fundada en la desembocadura del río Ozama, Santo Domingo es conocida como la primera ciudad del Nuevo Mundo. Allí se construyeron la primera Catedral, la primera Universidad, las primeras plazas, y las primeras fortificaciones en tierras  Americanas. Santo Domingo fue la primera ciudad construida por los españoles con una planificación en base al trazado del damero romano, con calles paralelas, y con grandes edificaciones en piedra como el Alcázar de Diego Colón,  la Fortaleza Ozama, o Las Casas Reales, entre otras.
 
 Lo cierto es que  la ciudad de Santo Domingo se fue expandiendo en el transcurrir del tiempo,  hasta llegar a convertirse en la gran urbe que es hoy: moderna, alegre, activa, y vibrante, y con la complejidad propia de una ciudad latinoamericana del siglo XIX, cabalgando entre tradición y modernidad.
 
 Actualmente,  la  parte antigua de la ciudad capital, la hermosa Zona Colonial, ha sido restaurada y devuelta a su esplendor como  importante Centro Turístico, que atrae a visitantes de todas partes del mundo, por su riqueza cultural e Histórica.
 
 La Zona Colonial de Santo Domingo es un espacio urbano  muy interesante  de la República Dominicana, donde además de la emblemática Catedral y el Alcázar, podemos observar la belleza de las casas del siglo XVI, y otros monumentos representativos de la historia de la Republica Dominicana, como son las ruinas de San Francisco y ------------------
 
 Declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, las calles de la zona colonial son vida que se hace cultura en los  parques,  plazas, museos, y teatros, que se han instalado allí, como el Teatro las Máscaras, Micro-teatro, el Centro Cultural de España, Casa de Teatro, o las sedes de la Academia de la Lengua, o de la Academia de la Historia, entre otras.  



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.