17 Diciembre 2017 8:09 AM

PortadaTendencias

Asesoría psicológica en los procesos de cirugías plásticas

Isabel Valerio Lora | ACTUALIZADO 06.12.2017 - 10:51 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

"Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos". Nicolás Maquiavelo.

La cirugía plástica es la especialidad médica que tiene por objeto la corrección y/o mejoramiento de anormalidades de origen congénito, adquirido, tumoral o involutiva que requieran reparación o reposición de la forma corporal y su función.
   
Para muchas personas, hacerse usa cirugía plástica es una necesidad, porque con ella mejora su aspecto físico y por ende, su autoestima mejora; sin embargo, para otras personas las cirugías se convierten en una adicción, que saliendo de una y sin medir riesgos, ya están pensando en realizarse otra.
   
Debido a que una cirugía plástica implica un cambio físico importante que repercute en lo psíquico, es necesario antes de realizar el proceso quirúrgico, realizar  un seguimiento psicológico, que busca: realizar una  evaluación psicológica al paciente, para determinar su estabilidad emocional o posibles complicaciones psicopatológicas, prepararlo psíquicamente  para la cirugía,  entrenarlo en técnicas de relajación y respiración, mejorar su autoestima, entrenarlo en  expectativas realistas ante la cirugía y para que se adapte al cambio.

Para los pacientes que se van a someter a una cirugía plástica se recomienda:
   
Cuestionarse  porqué, para qué y para quién se hace la cirugía.

Que el cirujano esté  certificado por la sociedad de cirujanos plásticos.

Informe a su médico sobre los medicamentos que usa y si tiene algún tipo de alergias o complicación de salud.
   
Buscar varias opiniones médicas antes de realizarse el proceso.
   
Conocer todas las posibles implicaciones del proceso, incluyendo los riesgos/beneficios y las posibles complicaciones y valorarlo objetivamente.
Valorar el proceso menos invasivo y que facilite la recuperación en menos tiempo.
   
Aclara dudas con el cirujano y exponer las expectativas que tiene con el proceso.
   
Considerar que por lo menos durante dos semanas necesita ser auxiliado por otra persona, para ayudarle en su aseo, a levantarse, acostarse, etc.
   
Obtenga toda la información posible sobre el proceso: tiempo de la cirugía, licencia médica que requiere, cuidados especiales, medicamentos, etc.
   
Tomar en cuenta que los cambios externos toman un promedio de 21 días para ser asimilados por el paciente.
   
Para que los cambios externos se noten, se debe cambiar desde dentro.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords