18 Noviembre 2017 5:37 PM

PortadaTendencias

Café

Café

ampliar foto

NOTICIAS RELACIONADAS

Miguelina Medina | ACTUALIZADO 10.11.2017 - 10:23 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Poemas de Miguel Medina Fernández

El mundo es un poemario

En este mundo de cosas lindas
hay motivos para inspirarse
y no habría suficiente tinta
para describirlo en un instante.

Porque la lluvia es un poema inspirador
de placenteros momentos de amor
la mujer es un poema amoroso
y los hijos poemas maravillosos.

Un anochecer poema que llama al sosiego
el amanecer poema acompañado de la fe
soñar es lindo poema de cosas deseadas
y el agua poema que da vida, y la sed calma.
Así, las aves son poemas que al alba cantan.

El aire es un poema fresco
la brisa un poema en movimiento, que acaricia
y el viento poema violento.
¡Ah!, el beso es poema que inspira y sublimiza.

¡El cielo!, aquel poema a la distancia
y las estrellas, poemas cerca del cielo.
¡Oh, qué grande el sol!, poema resplandeciente
como el vivir, grandioso poema de vida.

La naturaleza es poema para todos
los árboles, ¡qué maravilloso poema lleno de verdor!
como la tierna casa, poema acogedor;
y los animales, hermoso poema de la creación.

Quien te da abrazo te recita un poema de amistad
una mirada, poema picaresco y curioso
y el caminar de mujer, lindo poema llamativo
que nace, y es poema del trato y del cariño.

¡Oh, qué lindo poema es un libro!
con tantos poemas del mundo
es justo darles su lugar en el recuerdo.
Entonces el vivir trae felices momentos
convirtiéndose en un poema de los más bellos.

Las nubes vagan perdidas
Vagan perdidas las nubes en el espacio
van hacia rumbo desconocido en silencio
raudas pasan movidas por el viento
no  saben si encontrarán descanso.

Las nubes que pasaron no volverán
igual pasará con las que vendrán
hoy de nuevo en el balcón viéndolas vagar
así veo la vida, que se irá y no retornará.

Es el Creador, dueño de todo y de todos
si creó al hombre del polvo, y le dio a Eva
entonces, iremos como las nubes por el cosmos
volviendo al sitial de donde salimos, la tierra.

Nubes Blancas, Nubes Grises, ¿hacia dónde van?
Es su compañero el amigo el Viento,
quisiera saber dónde terminarán
yo soy un mortal, curiosidad tengo
y a ustedes les escribo lo que veo y siento.

En el balcón sigo, mirándolas pasar
llegan los pájaros, revolotean en los árboles, y se van.
¡Ay nubes!, pasan tan veloces, ¡si las pudiera acompañar!
Pero llegará el día que como ustedes
pasaré por la vida, y después de mí otros vendrán.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords