18 Octubre 2017 9:57 PM

PortadaTendencias

Tomar una siesta

Tomar una siesta

ampliar foto

Isabel Valerio Lora | ACTUALIZADO 09.01.2017 - 7:54 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”.
John Steinbeck.

Aunque la práctica en nuestro país ya no es tan frecuente, por los trabajos con horarios corridos, echar una siesta tiene múltiples beneficios para nuestra salud física y psíquica.

Una siesta es un descanso breve después del almuerzo. El origen de la palabra data de los romanos, que llamaban al período entre las dos y las cuatro, hora sexta, tiempo que dedicaban a la siesta.

Beneficios de tomar una siesta.
Un estudio del Allegheny College de Pennylvania (EE.UU.) realizado a 85 universitarios sanos, demostró que  quienes dormían  una  siesta diaria de entre 45 minutos y una hora  disminuían su  presión arterial y su ritmo cardíaco.
   
Según neurólogos de la Universidad de Georgetown, la siesta  estimula la actividad de la zona del cerebro (el hemisferio derecho) que se asocia con  la creatividad.

Robert Stickgold, profesor de Psiquiatría de la Harvard Medical School, ha descubierto que cuando los sujetos alcanzan la fase REM del sueño (fase de gran actividad cerebral en la que soñamos), les lleva menos tiempo realizar diferentes conexiones entre ideas.
   
Un estudio de la Universidad de Berkeley asegura que quienes duermen la siesta rinden más por las tardes y aumentan en un diez por ciento su capacidad de aprendizaje.

Mejora los reflejos. Un estudio de la NASA a 747 pilotos demostró que aquellos que dormían una siesta diaria de 26 minutos cometían un 34% menos errores en el trabajo y duplicaban sus niveles de alerta.

Fomenta la positividad. Otro estudio de Berkeley dice que los individuos que duermen la siesta y pasan por la fase REM aumentan su receptividad ante la expresión facial de felicidad, mientras que quienes no lo hacen manifiestan más ira y miedo.

Mejora el estado de ánimo. La serotonina es un neurotransmisor que regula el sueño, el apetito y el estado de ánimo. Y dormir inunda nuestro cerebro de serotonina, lo que nos proporciona una sensación de satisfacción y bienestar.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords