23 Julio 2019 7:03 AM

PortadaTendencias

Visual, auditivo y kinestésico ¿Cuál eres tú?

Fanny Goris | ACTUALIZADO 13.06.2019 - 5:57 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Uno de los regalos que obtuve de mi primera certificación de coaching hace algunos años fue aprender cómo me ayudaban a comunicarme los sentidos, no sólo con mis clientes, sino también con mis familiares, amigos, colaboradores, estudiantes y todas las personas de mi entorno. Y aunque, no me considero una experta en -PNL- he visto resultados muy positivos, lo que me mueve a compartir lo que sé, con ustedes, mis lectores.
      
La corriente de la programación neurolingüística (PNL), conocida por ofrecer herramientas para optimizar la comunicación, y que esta sea efectiva y exitosa, nos dice que el mundo tal y como lo vemos no existe, somos nosotros quienes lo “reinterpretamos” y le damos forma en base a nuestra personalidad y según la predominancia de unos sentidos sobre otros. August Macke, no pudo decirlo mejor: “Los sentidos son nuestro puente entre lo incomprensible y comprensible”.
     
Te has preguntado ¿Cómo usas tú esos sentidos? ¿Qué eres visual, auditivo o kinestésico? Te lo voy a explicar con un ejemplo: Cuando te presentan a una persona ¿Cómo sueles reaccionar?

•    Según la PNL la persona que utiliza el canal auditivo suele preferir un “hola ¿qué tal?”.
•    En cambio, aquella  que se inclina por una sonrisa o una expresión gestual de cortesía utiliza más el canal visual.
•    Por último, aquel que utilice un abrazo, será sin duda más kinestésico.
     
Está claro que todos podemos tener una pequeña mezcla de estas tres dimensiones, y que además, solemos usarlas en diferentes situaciones. Ahora bien, según esta perspectiva siempre tendremos una predominancia u otra. Dependiendo de qué sentido tengamos más desarrollado, determinará a su vez ese canal con el que nos sea más fácil adquirir conocimiento y procesar nuevas experiencias.

El visual
Tiene un alto nivel de energía, es una persona inquieta y observadora, capta el detalle y muchos de los pequeños aspectos que a otras personas se les pasa por alto. Necesita lugares tranquilos para concentrarse, aprende mejor cuando el material es representado de manera visual, es capaz de memorizar utilizando patrones, imágenes y colores. Piensa y almacena la información utilizando imágenes, tiene una gran imaginación y un fuerte sentido del color.
      
Para conectar con un visual: usa una imagen simple, utiliza ejemplos como ‘imagina que estás en…’ dótalo de imaginación, hazle pensar en imágenes en tus descripciones, utiliza gráficos e ilustraciones simples en tus presentaciones.

El auditivo
¿Eres de los que suele expresar sus pensamientos en voz alta? ¿Prefieres siempre que otras personas te expliquen las cosas a leerlas tú mismo? ¿Sueles seguir con facilidad las conversaciones de las personas aunque estés mirando a otro lado? Si es así, tu modalidad de procesar la información es la auditiva.
     
Una persona auditiva suele ser más relajada, comunicativa y con grandes dotes de expresión. Le gusta conversar y recuerda con gran detalle cada una de las palabras que han escuchado. Tiende a recordar mejor la información siguiendo y rememorando una explicación oral, es capaz de recordar signos audibles con cambios de tono de voz, entonaciones y acentos, se le da bien los exámenes orales y las presentaciones, es bueno en hacer relatos, narraciones, historias y cuentos.
     
Para conectar con un auditivo: la manera más efectiva es de ejemplarizar tus ponencias haciendo uso de anécdotas o relatos, que los dote del sentido de pertenencia dentro de tu historia. Utiliza un discurso bien redactado, explicativo y exponlo con el tiempo necesario en cada palabra.

El kinestésico
Es una persona muy expresiva, abierta socialmente, busca la cercanía, los abrazos, el contacto físico. Le gusta aprender a través de experiencias, como prácticas en laboratorio, juegos, modelos…
     
¿Prefieres experimentar las cosas antes de informarte sobre ellas? ¿Tus movimientos son una extensión de tus pensamientos creativos? ¿Tienes la necesidad de expresarte de forma corporal? ¿Sientes un gusto especial por las emociones y por todo aquello que tenga que ver con las cosas manuales?  Entonces eres una persona Kinestésica. 

Para conectar con un kinestésico: necesitas de movimiento, para que no se duerma en una charla. Hazle mover los brazos, utiliza el movimiento con tu propio cuerpo para ejemplarizar tus lecciones.
     
Al concluir, esta breve mirada de cada uno, nos queda claro que todos nosotros tenemos trazos de todas estas dimensiones, pero sin dudas poder comprender a las personas desde esta perspectiva se convierte en una gran herramienta para mejorar nuestras relaciones y forma de aprender.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.