16 Junio 2019 10:34 AM

PortadaTendencias

Café

Café

ampliar foto

Foto: Fuente Externa

NOTICIAS RELACIONADAS

Miguelina Medina | ACTUALIZADO 07.06.2019 - 5:25 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Asida a una palabra

Ahora sé que yo creía que escribía
ahora sé que no lo hacía
ahora sé que es mi libertad
la libertad de mi palabra
¡por fin la dejé decir lo que quería!
no explicar lo que decía la poesía o tratar.
Es responsabilidad de las palabras
solas, inducir y seducir.
Si estas no depositaron nada
aseguro el vuelo demente
o inconsciente, que llenará la nada
de tristeza o de agonía
o de paz en un vuelo de halieto
mientras los peces suspiran
sin las moribundas bondades suplicadas.
El “yo dueño” tiene mi palabra
y dueña cedió a la poesía ¡todo!
y solo a ella, y nada más.
¿¡Quién sin la poesía puede respirar!?
Respira por ella, el que diga “no”
por el aire de los suspiros del que anhela
y  ama y espera.
Si no suspiraran los poetas,  no hubiera aire
el que espera la lluvia y no llega
el que anhela el beso y lo calla
el que ama esperando en el azul eterno
el que tiene paz
y la pide para el que la adolece.
¿Cómo era mi palabra si todo lo es?
Hay algo que la asedia
y para no darse a conocer se escapa
y me acecha como el que se trepa en lo árboles
para mirar a quien no debe.
¿Reproche? Sí
¿Por qué? A veces sé y otras no.
Pero es libre la palabra,
y es  suspiro triste lo que emana el alma
errante y perdida, tanto, que vieja es en demasía.
¡Oh mente!
¿de dónde es que brota todo lo que te escucho decir?
Te lo has creído todo
las respuestas, las dudas, los silencios…¡los silencios!
¿A dónde irás si no escuchas otras voces
aunque sean torpes o aparenten?
o por lo menos la mía
que ha tenido que cargar tus sentidos, y uno más
el doble olfato, de tus lienzos
y de tus viejas acuarelas.

Poema de: Miguelina Medina



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.