25 Abril 2019 3:57 PM

PortadaTendencias

Guillermo Torres Corsino muestra su alma en expresión poética divina

Ignacio Guerrero | ACTUALIZADO 12.04.2019 - 4:19 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“Parece, cuando se ama, que el mundo entero tiene rumor de primavera”
(Juan Ramón Jiménez)

Poesía de Torres Corsino

El licenciado Guillermo A. Torres Corsino, quien es abogado, economista, escritor y poeta, desnuda su interior con una exposición impactante del género literario de la poesía.

Torres Corsino emplea la belleza del idioma para escribir de la vida, la naturaleza y el amor; él es amante de la poesía y plasma en versos sus sentimientos en busca de transmitir alegría y felicidad a sus seres queridos, a todos los seres humanos para darle la justa dimensión.
   
Hoy, en el contexto de nuestro encuentro poético sabatino, compartimos con ustedes, mis caros lectores y lectoras,  fragmentos de las producciones poéticas de Guillermo. Espero que lo disfruten y que despierten las venas sentimentales, a fin de que cultiven el amor y la quietud divina. (Ignacio Guerrero)

¡ARTEPRENA: RICO DE ARTE!
Guillermo Torres Corsino


RICARDO PERALTA: El joven
promesa del arte "naif" dominicano,
la continuación divina de lo célico poético
y ancestral sincrético,
del maestro de la monocromía pictórica:
Leo Núñez, untada sacramente de los misterios
de su alma pura, artista visual de bosques encendidos.

Poeta monocolor de paisajes inciertos,
lámparas apagadas de jumiadoras suyas,
que quiso alguna vez, prestadas por Aladino,
encenderlas eternamente.

Sinfonía de bosques perdidos encontrados
en trementinas de "jumiadoras muertas";
valles de opacas luces y encendidas
por nuestras devotas miradas;
laberintos sin final de tierras tostadas,
acuñadas en los celajes puros del Dios creador.

Brisas secas de hojas pálidas y enfermas,
resucitadas por pétalos volátiles de acuarelas
sin luces preñadas y misterios insólitos.

Sí, nuevos misterios faraónicos,
con brazos abiertos hacia el cielo azul,
y la desnudez corporal de un cuerpo
en despedidas montañosas.

Invitando los paisajes distraídos
de las Gopis celestiales antes su Krisna,
en valles hermosos, con cielos blancos
como las nubes grises, de infinitos estambres
tiernos; o amarillos pétalos, los de Gabo
o los de Gandhi, y sabores de sales marinas

Voluntarios distraídos de las vidas
en equipajes marinos; persiguiendo otros sueños
fallidos, como sardinas en latas, en viajes de idas,
sin regresos seguros de lo cierto.

Este nuevo poeta visual, de apellido Peralta,
y Ricardo como nombre, es un rico creador plástico,
lleno de lúmenes luces, que siendo nuevo pensador
artístico, comenzó con "pies firmes",
sin saber, porque por su ingenuidad pictórica,
no persigue grandeza alguna.
Nació con las diademas relucientes,
de gratis sonrisas para todos.

Él, no necesita el arte para vivir;
sino, vivir eternamente para el ¡ARTE!,
e incluso, sin saberlo.

Faros oscuros de luces nuevas en helios
cuáles globos idos; nuevas luces de oscuros faros
en hondas hercianas de Tesla nombrado Nicolás
para el olvido olvidado.

Sí, Ricardo Peralta, el genio naif,
niño prodigio de imágenes kainos,
nuevas como los soles o el sol de Orión,
dichoso de nacer sobre el "Mar Caribe" barahonero.

Captado por los lentes mágicos de un Melquíades
macondohonero, de la misma calle de Los Turcos,
bañadas de pétalos encantados de amarillos Pilar Ternera,
la misma celestina adivina, bruja escobera,
especialista sufrida de desvelar los misterios liberales
de los jóvenes "señoritos" o "pre iniciados".

Que no es el caso de Ricardo Peralta,
el "naif" de los pintores nacionales,
el cual sin creer, creyendo, juega el juego
limpio de los juveniles juegos: Jugar sin querer jugar,
el juego de los juegos.

Y que captó, para catapultar la foto universal,
del sol radiante, cantado alegremente,
sin entonar melodía alguna, el maestro
Domingo Batista.

Y ese "NAIF", sencillo tierno,
se mece en palmeras cielos, dulce alegre
de crear cielos dulces; tan dulces deseos,
en alma y juicios nuevos, porque hacer algo diferente
a lo del Príncipe maestro ido Leo Núñez,
sería como nacer de nuevo;
y sólo uno puedes lograrlo y hacerlo:
¡Ricardo Peralta!

Porque él lo logra y lo hace, sin saber que lo ha logrado.
Sencillo, porque Dios crea, lo que crea;
y Ricardo Peralta, recibió el don de sumar
y sumarse, él y Leo, Leo y él, en  ¡Arte Verdadero!
Santiago, R. D.
20 de marzo, 2019.

¡En Arte Le Llaman Sexfrain!
Por: Guillermo Torres Corsino


Lo tengo pendiente amigo más
que hermano, como también, el
cafecito sabroso que su SANTA
MADRE cuela y me brindaba
santiaguero.

Pero todo obra para bien, y Dios
dispone. ¿Usted se imagina un ensayo
crítico plástico mío sobre su arte,
sin haber visto esas joyas anteriores suyas?

Llámense paisajes españoles cordobeses o
mallorquines,  españoles enteros,
o europeizantes plenos.

Obras como las de Van Gogh azuzando
las estrellas prometidas, o recreando
magistralmente su estudio, pintado por usted,
con una puntería astral de pasteles colores cristalinos,
sazonados por figuras y objetos en tercera dimensión
evocando las de Gauguin.

Colores mágicos similares a los de Modigliani,
El Pintor Mandito; musicales aromas de pigmentos
sabrosos tal cual los de Manet o Monet,
con lilas paridas de acuáticos deseos.

Usted se lo crees, sabio maestro,
que yo me hubiese equivocado a propósitos
en atreverme, sin total atrevimientos,
porque sus pinceles flexibles enamorados
de óleos húmedos y acrílicas tiernas
dibujan y desdibujan los sueños mágicos
de creaciones artísticas suyas.

Y que yo desconocías; para salvar ahora,
mi atrevimiento futuro de empeñar mi pluma
humilde, de letras lentas que quizás no alcancen
las grandezas sublimes de encantamientos
pictóricos que padeces.

Hay tiempos vivos para todos bajo el sol radiante,
y él se empecina con ojos visores, en salir a diario
provocando las energías y virtudes que nos faltan,
para que sigan, sigan sembrando los monumentos
creacionales que nos esperan.

Nosotros los simples mortales, no estamos solos,
somos juguetes de Dios, proveyendo un mundo nuevo,
para un nuevo mundo.

¡Su arte puro, porque es suyo de verdad verdadera,
y el arte universal son eternos!

Santiago, R. D.
18 de marzo, 2019.

¿¡MUROS!?
Por: Guillermo Torres Corsino


Los muros, muros son;
no crean riquezas ni líquidas ni en
naturalezas; no alivian el hambre
del ser humano; no dan pan
sagrado al que necesita; ni agua
al sediento.

Esas estructuras de concretos
malditos, y nunca ha sido
malvado algo sin vida, se parece
a los que los muertos sienten
en su soledad de horno, calor,
mucho calor.

Muros de odios sucios
enriqueciendo los bolsillos de
vampiros avaros de sangre ajena,
acechando y envidiando muertes ajenas.

Muros salvajes de odios turbios
de acumulación originaria.

Muros sordos de kréól, francés,
inglés o español; muros estúpidos
sin identidad de pueblos avasallados.

Muros sin vergüenzas, desvergonzados.

"Tun, tun quién es?, una rosa
y un clavel: Abre la muralla;
tun, tun, quién es?, el sable del
coronel o el muro infiel: Cierra la muralla".

Muros amurallados,
sin murallas chinas centenarias.

Muros de mierdas estercoladas;
aspiraciones torpes de tontos y peones,
con ansiedad terrenal de
emperadores estériles,
sin lúcidas coronas, descoronados.

¡Los muros, muros son; y a los vecinos
Toussaint Louverture,
sólo los salvas un millón de
chinos para HAITÍ, de regalo,
regalados!

Si, un millón de chinos voluntarios,
de entre veinticinco años hasta cuarenta
 y cinco años, capitalistas o revolucionarios.

Sólo China, y por mandado humano,
puedes hacerlo; llamar a concurso público,
y "dar un millón de chinos", a este pueblo olvidado,
en el olvido existencial, en pleno siglo XXI:
Ingenieros graduados; albañiles; doctores generales;
y otras ciencias, oficios u artes necesarias.

Con la condición Sine Qua Non,
de vivir en HAITÍ en media Isla Hispaniola,
por los menos cinco años continuos,
respetando sus derechos fundamentales.

De amar, trabajar, reproducirse,
y sacar a este pueblo, que no es "brujo",
sino atolondrado, de tantas pedradas
en sus pechos maltratados.

Santiago, R. D.
25 de marzo, 2019.

NOCHE DE RONDA
Por: Guillermo Torres Corsino


Maestría consumada; lo
excelso hecho placer estético;
lo bello interior explosionado
hermosamente placentero.

Lo romántico clásico y actual,
creando amor de sueños
perfumados en blanco y negro.

Dejando entrever un corazón rojo,
por donde fluye sangre azul
de dioses encantados.

Movidos por la varita mágica
de bien pensar en arte puro,
nombrado: ¡GÓMEZ!

Me siento alagado poeta,
en su belleza nocturnal, y bajo esas
nubes graciosas.

Dama durmiente con galanos
pechos redondeados y desnudos, y
sueños ingenuos como los de su amado ido
en esos mismos misterios.

Tal vez, lo que yo aporto,
con esas miradas mías adentrándose
a ese mundo risueño que usted ha creado.

Lo es, porque tal vez lo quiero,
por celos vamos quizás, es ser
el novio joven parecido a mí, o
yo a él, por querer estar en ese
tiempo imperecedero.

Captado puramente por sus dones,
prestados por Dios, quien es el
que por usted decides, y
por mi pretendes, ser el bendito novio.

Extasiado de querer, y amar tanto,
a ese ángel angelical, que hizo dormir,
que se sienten, pero no se ven; y se ven,
pero  se sienten, en esos pechos placenteros.

¡Hechos en las dos colinas del pajal,
perdón, del rosal.

Santiago, R. D.
15 de marzo, 2019.
11:24 P.M.

OJOS DE CIELOS
Por: Guillermo Torres Corsino


Dedicado a la Dra. Paola Paulino.

¿Cuántos ojos angelicales   
celestes posees tu sacro
corazón?

Como constelaciones de
galaxias siderales que lo
guarda todo,
y millones de estrellas
fugases que las habitan,
para posarse en él y llegar a mi.

¿Qué misterio divino atesora
esa criatura astral?

Que irradia la partícula de
Higss, para explosionar los
mundos,
y crearlos nueva vez.

¿Qué incógnita cósmica
alberga en su interior
galáctico,
tu corazón de átomos
ionizados,
para atrapar en haces de luces
el mío como un fotón?

¡Qué compromiso real tiene
para auspiciar mí causa!

¿Quién te dio como mí
enfermera Candy,
o la Hipocrática Doctora para
salvarme?

¡Por qué sólo soy un juguete
de Dios!

¡Y pelo los ojos del cielo,
PAOLA, para agradarte,
en fracciones de años luz!

¡Cómo una humilde muestra
 de amor!


Creado a las 9:00 A. M., en
Cama No. 1,
Sala de Recuperación Cirugía
HRUJMCB,
hoy 21 junio, 2018. /

PIEDAD
Por: Guillermo Torres Corsino


A Piedad Castro, ¡dónde quiera que estés!

Tan rígida así,
me destroza,
a las secas.

Cortante la conversación
petrifica mis sentidos,
agrieta mis nervios,
pulveriza mi ser.

¿Eres o no eres
de carne y huesos?
¡Juventud eterna,
Venus de mis desventuras!

De energía atómica
estás hecho tu cerebro,
actúa cual computadora
híbrida anticipando
los tiempos.
¡Y no sabes que te quiero!

¡Loca!, es cierto,
como las olas
sin la Luna,
no los fueran.
¡Y no sabes que te quiero!

Creo, niña
que eres más humana
que las aves
y más tierna
que las flores,
pero vives tan sola,
¡Y no sabes que te quiero!

Santiago, R. D.
17 de julio, 1988.

Creado en el Restaurant “OLÉ”.

“Y he llegado a la conclusión de que si las cicatrices enseñan, las caricias también:
(Mario Benedetti)





0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.