23 Enero 2019 12:40 PM

PortadaTendencias

Café

Café

ampliar foto

NOTICIAS RELACIONADAS

Miguelina Medina | ACTUALIZADO 04.01.2019 - 5:53 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Amanecer de enero

¡Qué tibio reaparece el sol de enero!
Hace un rato que alumbra el horizonte.
Tornasola el verdín de la laguna.
Su resplandor se baña en el torrente.

El sol es alegría de los campos,
es calor que estimula la simiente,
con su energía vivifica al hombre…
y armonizan tierra, y sol, y lluvia,
para hacer el milagro de la espiga.

Sol temprano de enero, ¡qué radiante!
¡Cómo tiñe verde a la campiña!
¡Cómo viste a las aves de colores!
Una vaca descansa en el corral.
Los labriegos trabajan sus barbechos.
Unos mozos con libros en las manos,
pasan por el camino hacia la escuela.

Serenata  


La calle está desierta.
Entre penumbras débiles
Parece que circundan espectros.
En la brisa de la noche
Llegan notas de guitarra.
Trasciende un leve murmullo.
¿Serán muchachas del barrio?

Más genial que nunca, el artista enamorado
descubre ensueños recónditos,
y en cada melodía
desgrana todo el cielo de su alma.

Amada, en el jardín
la noche hilvana sombra,
y yo miro por mi ventana
cómo tiembla en los lirios
el oro de alguna estrella.

Ausencia

Cuando llegó la noche
pensaba en ti.

Tal vez quería olvidarte
y me acerqué a la huerta.
Pero allí también estaba tu recuerdo:
sereno como la verdad,
intacto como la montaña,
implacable como el mar.

La brisa me traía el eco de tu voz
y el murmullo de la fuente
me regaló tu risa.
Olí una flor,
y percibí tu aliento.
Mordí una fruta tierna,
y era la carne viva de tus labios.

Caminé por el prado musitando tu nombre.
Me encontraba triste todavía,
y volvía a decir tu nombre.
Miré el cielo estrellado,
y al poner la mano en mi pecho,
comprendí que no podía olvidarte:
recóndito latía mi corazón,
y yo sentía que adentro estabas tú.

Soñar

Yo he soñado mujer mi vida entera.
Te soñé a ti y soñé una canción;
soñé en invierno y soñé en primavera.
¡Ay, cuánto ha soñado mi corazón!

Déjame así, que sueñe sin medida,
porque eso no impide que te quiera.
Siempre sueño contigo en esta vida;
voy a soñar también después que muera.

Poemas de Juan Isidro Moreno Espinal 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.