15 Noviembre 2018 2:52 PM

PortadaTendencias

El cerebro los prefiere de papel

Isabel Valerio Lora | ACTUALIZADO 11.07.2018 - 4:10 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“No importa lo ocupado que piensas que estas, debes encontrar tiempo para leer, o entregarte a una ignorancia autoelegida". Confucio.

La revista Scientifican American publicó un artículo para  explicar por qué en la época donde todos estamos conectados,  tenemos equipos que nos permiten leer y contamos con acceso a bibliotecas enteras en formato electrónico, muchos siguen prefiriendo el papel, el libro tradicional, la revista o  el diario.
   
Según investigadores,  en  la pantalla se lee más lentamente y se recuerda menos. Maryanne Wolf de la Universidad de Tufts dice que en los libros de papel hay “fisicabilidad” en la lectura y que las personas necesitan sentir el papel al leer, que el cerebro lo pide inconscientemente. Más allá de tratar a las letras individuales como objetos físicos, el cerebro humano puede percibir un texto en su totalidad como una especie de paisaje físico o su representación mental.
    

Algunos investigadores señalan que la lectura basada en pantallas puede  disminuir la comprensión, ya que es mentalmente más exigente e incluso cansa  más. Erik Wästlund, de la Universidad de Karlstad en Suecia, señala que  las personas que tomaron una prueba de lectura comprensiva en un equipo electrónico obtuvieron calificaciones más bajas e informaron mayores niveles de estrés y cansancio que las personas que completaron en papel.
   
Las investigaciones más recientes sugieren que la sustitución del papel por pantallas a una edad temprana tiene desventajas. En 2012, un estudio en el Joan Ganz Cooney Center en la ciudad de Nueva York reclutó 32 parejas de padres e hijos de 3 a 6 años de edad. Los niños recordaron más detalles de las historias que leyeron en el papel pese a que las digitales estaban complementadas con animaciones interactivas, videos y juegos, que en realidad desviaban la atención lejos de la narrativa.
   
Una encuesta realizada a 1,226 padres  que leían junto a sus hijos entre 3 y 5 años, señala que  la mayoría de ellos y sus niños prefirieron libros impresos sobre los libros electrónicos. Al leer los libros de papel a sus hijos, los niños podían relatar la historia de nuevo a sus padres, pero al leer un libro electrónico jugaban y se distraían con los botones.
 

 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.