18 Septiembre 2018 7:28 PM

PortadaTendencias

Café

Poemas de Miguel Medina Fernández

Café

ampliar foto

NOTICIAS RELACIONADAS

Miguelina Medina | ACTUALIZADO 02.03.2018 - 4:34 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Esa voz tu voz (Poema cien)

1/2

Inspiración de mi poema cien
es esa voz, tu voz
voz como de misterio, que hace bien
esa es la voz, tu voz.

Voz anhelada, voz del recuerdo
voz encantada que retumba lejos
que llega cerca, que llega al vuelo
que susurra al oído, y me desvelo.

Como serenata en fantasía
como sonar de violines en concierto
que agrada al oído, como Ave María
que asalta mi mente y me deja preso.

Voz de ayer, voz de hoy, voz de siempre
voz sublime de dulces esperanzas
cuando oigo esa voz  Dios clemente
la dueña de la voz despierta mis ansias.

Ansias de oír, ansias de ver, ansias de tocar
de oír, ver, tocar la dueña de la voz.
Voz que me lleva al infinito para amar
¡Oh Señor! ¡Suena de nuevo, silencio, es la voz!

Dichoso el viento que transporta la voz
en sus alas se pasea como mensajera
dichoso el hilo del pensamiento que con amor
la lleva y la trae, llama a mi oído y la deja.

¡Cuánta alegría al oír la voz, tu voz!
¡Qué regocijo para mi alma! Voy a entonar
cánticos de amor como gran cantor
que nadie tiene tu voz ni me sabe llamar.

Que no me sabe llamar, dulce mía
que no me sabe amar como tú sabes
que la voz de mis sueños en la lejanía
inspirará mi alma y oirá mis cantares.

Esa voz llorosa, primorosa, amorosa
entra a mi ser y juguetea contenta
toca las fibras en forma armoniosa
y esa voz sentida de la conciencia.                                                                                                             2/2
Creo que oigo  la voz, tu voz
si, la oí en una rosa, la oí en un clavel
en las azucenas la oí también
¿Que estoy delirando? Acércate voz
¡Silencio, la oí, es ella, la voz, tu voz!

A ti poema cien
es tuyo el privilegio por siempre
de ser guardián de estos versos
donde una voz es mi confidente
trayendo hacia mí miles de recuerdos.

Recíbela como yo la recibo
guárdala como yo la guardo
admírala como yo la admiro
y a la dueña, ámala como yo la amo.

Miguel Medina Fernández
1988



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.