17 Octubre 2018 10:26 AM

PortadaTendencias

Versos, mariposa, belleza y amor

Ignacio Guerrero | ACTUALIZADO 12.01.2018 - 5:43 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“No me digas que me quieres” Demuéstramelo.
(Omage Jossy)


*Poesía y transformación

La mariposa es una clara expresión de que todo se transforma; hasta la belleza evoluciona.
   
Hoy hemos seleccionado versos sobre las mariposas, con el objetivo de impregnar en ustedes ideas transformadoras y que descubran las venas poéticas para escribir y hablar con el corazón, a fin de embellecer la vida.
  
 Este 2018 debe motivar a explorar y explotar la creatividad e inspiración en procura de cultivar un hábitat agradable, el cual debe sustentarse en la alegría y la felicidad.
   
Es preciso volar como  las mariposas, las cuales se pasean de flor en flor  con sus trajes de colores y convierten en jardines los espacios donde se posan.
  
 Que tengan un año cargado de virtudes, parabienes y todos los éxitos, amigos y amigas del alma. (Ignacio Guerrero).

*“Mariposa de Otoño”
(Pablo Neruda)


“La mariposa volotea
y arde con el sola veces.

Mancha volante y llamarada,
ahora se queda parada
sobre una hoja que la mece.

Me decían: No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.

Yo tampoco decía nada.
Y pasó el tiempo de las mieses.

Hoy una mano de congoja
llena de otoño el horizonte.
Y hasta de mi alma caen hojas.

Me decían: No tienes nada.
No estás enfermo. Te parece.

Era la hora de las espigas.
El sol, ahora,
convalece.

Todo se va en la vida, amigos.
Se va o perece.

Se va la mano que te induce.
Se va o perece.

Se va la rosa que desates.
También la boca que te bese.

El agua, la sombra y el vaso.
Se va o perece.

Pasó la hora de las espigas.
El sol, ahora, convalece.

Su lengua tibia me rodea.
También me dice: Te parece.

La mariposa volotea,
revolotea,
y desaparece”.

*Mariposa del aire
(Federico García Lorca)


“¡Qué hermosa eres!
Mariposa del aire
dorada y verde.
 
Luz de candil…
Mariposa del aire,
quédate ahí, ahí, ahí.
 
No te quieres parar,
pararte no quieres…
Mariposa del aire,
dorada y verde.
 
Luz de candil…
Mariposa del aire,
quédate ahí, ahí, ahí.
quédate ahí.
Mariposa ¿estás ahí?”

“Mariposas”
(Manuel Gutiérrez Nájera)


“Ora blancas cual copos de nieve,
ora negras, azules o rojas,
en miríadas esmaltan el aire
y en los pétalos frescos retozan.
Leves saltan del cáliz abierto,
como prófugas almas de rosas
y con gracia gentil se columpian
en sus verdes hamacas de hojas.
Una chispa de luz les da vida
y una gota al caer las ahoga;
aparecen al claro del día,
y ya muertas las halla la sombra.

¿Quién conoce sus nidos ocultos?
¿En qué sitio de noche reposan?
¡Las coquetas no tienen morada!...
¡Las volubles no tienen alcoba!...
Nacen, aman, y brillan y mueren,
En el aire, al morir se transforman,
y se van sin dejarnos su huella,
cual de tenue llovizna las gotas.
Tal vez unas en flores se truecan,
y llamadas al cielo las otras,
con millones de alitas compactas
el arco iris espléndido forman.
Vagabundas, ¿en dónde está el nido?
Sulanita, ¿qué harén te aprisiona?
¿A qué amante prefieres, coqueta?
¿En qué tumbas dormís, mariposas?

¡Así vuelan y pasan y expiran
las quimeras de amor y de gloria,
esas alas brillantes del alma,
ora blancas, azules o rojas!
¿Quién conoce en qué sitio os perdisteis,
ilusiones que sois mariposas?
¡Cuán ligero voló vuestro enjambre
al caer en el alma la sombra!
Tú, la blanca, ¿por qué ya no vienes?
¿No eres fresco azahar de mi novia?
te formé con un grumo del cirio
que de niño llevé a la parroquia;
eres casta, creyente, sencilla,
y al posarte temblando en mi boca
murmurabas, heraldo de goces,
"¡Ya está cerca tu noche de bodas!"

¡Ya no viene la blanca la buena!
¡Ya no viene tampoco la roja,
la que en sangre teñí, beso vivo,
al morder unos labios de rosa!
Ni la azul que me dijo: ¡poeta!
¡Ni la de oro, promesa de gloria!
¡Es de noche... ya no hay mariposas!
¡Ha caído la tarde en el alma!
Encended ese cirio amarillo...
¡Las que tienen las alas muy negras
Ya vendrán en tumulto las otras,
y se acercan en fúnebre ronda!
¡Compañeras, la pieza está sola!
Si por mi alma os habéis enlutado,
¡Venid pronto, venid mariposas!”

“Versos a una mariposa”
(Miguel Barrera Durán)


“Vuela vuela mariposa
vuela vuela sin cesar,
quién en una flor se posa
es muy digna de halagar.

De joven pasas a adulta
de adulta, a la vejez;
esto es algo que me asusta
pués, no has tenido niñez.

La flor delicada y bella
te aguarda con ansiedad,
igual que espera una estrella.
la luz de la eternidad.

La primavera te ha dado
la fuerza para volar
vuela mariposa alto,
vuela vuela sin parar.

No has cumplido aún un día
y ya estas para morir
vive y vuela mariposa
queda poco, por vivir.

Al comprender tu agonía
sufro contigo también,
las flores, sufren conmigo
como María en Belén.

Los campos estarán tristes
cuándo dejes de existir...
Qué dura y triste es la vida
pero, ... que hermoso es vivir.

Vivir pronto es tu deseo
vivir pronto es tu deber
ya que tienes poco tiempo;
vuela pronto, pero bien.

Vuela mariposa vuela
vuela vuela sin parar.
Vuela vuela a toda vela
vuela vuela, sin cesar.

Tus colores se derriten
pierden tus alas poder
y tú, ... cansada resistes;
sabiendo que hay que perder.

Yo seré tu fiel testigo
de tu paso por el mundo
dejando un dolor profundo,
y que comparto contigo.

Mariposa tú que has muerto
ya dejaste de volar,
mientras que, en el universo. ...
has dejado un gran pesar”.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.