18 Agosto 2018 4:08 AM

PortadaSociales

El Centro de Convenciones CCCD UTESA presentará exposición de Antonio Guadalupe

Ingrid González de Rodríguez | ACTUALIZADO 08.08.2018 - 5:29 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Santiago.-Uno de los artistas plásticos más sobresalientes de la pintura dominicana contemporánea es Antonio Guadalupe, por sus evidentes manifestaciones estéticas y su consistente trayectoria en el arte, en la que se fusionan talento, inquietud y conocimientos técnicos, con sensibilidad y la claridad que posee Antonio Guadalupe para expresar sus sentimientos, emociones y pensamientos a través de los lienzos: su obra abundante en sugerencias estéticas y visualizaciones lineales y colorísticas que provocan el diálogo con el espectador, fluye en un lenguaje visual exquisitamente armonioso, un ámbito de símbolos particulares basado en la naturaleza, el mundo que nos rodea, y la mitología caribeña y dominicana en su profundo sentido histórico, antropológico y cultural.  

Antonio Guadalupe. La percepción del volumen, la forma y el color

Premio de la Bienal Nacional de Artes Visuales (1993) Antonio Guadalupe es reconocido como un profesional que ha creado un estilo propio y realizado numerosas exposiciones en los lugares donde los estetas edifican la impronta de su singularidad.   Su primer encuentro con la pintura y la imaginación, y esa posibilidad de poder expresar sus pensamientos y sus sentimientos a través de la representación plástica, se dio por vez primera en la niñez, pues tal como nos ha dicho: “es  es normal ver a los niños con crayolas, lápices de colores o de carbón dibujando lo que pasa por sus mentes. A mí me gustaba dibujar desde niño”, afirma para documentar algo que es intuitivo, pero que fue trabajando en el tiempo, en un proceso que ha abarcado toda su vida, desde las enseñanzas de su  primer maestro, el pintor Poncio Salcedo, a quien desde la comodidad del patio de su casa, allá en Moca, el niño sensible, e impresionado por el dibujo, le veía pintar todos los días.
   
“Desde niño, mi curiosidad no se quedaba solo en observar cómo mi vecino creaba hermosas obras, sino que me era necesario intentar hacer lo mismo. Es ahí donde el gusto se unió a la curiosidad para dar paso a la vocación”.
   
En Santiago el maestro Yoryi Morel fue mi mentor, amigo, maestro y compañero de trabajo. Con los conocimientos adquiridos de su mano comienzo a realizar mis primeros trabajos de pintura. Siendo aún muy joven en Nueva York cabe resaltar, la oportunidad de encontrarme con el pintor italiano Prillo Grinilli. Es con él que inicio mi faceta como maestro de pintura, como asistente de Grinilli. “Ya estaba bien avanzado en mis conocimientos, él tenía una pequeña academia donde daba clases privadas y yo fui su asistente. Esa fue una experiencia extraordinaria.
 
 Formación y trayectoria del artista

Si miramos su obra retrospectivamente y pensando en el estilo de sus cuadros, su viaje a Estados Unidos le sirvió no solo para iniciar su faceta de educador, sino también para ampliar su saber artístico, pues allí pudo visitar los museos más importantes de Nueva York y de esa manera ir apreciando diversas técnicas y a las vez conocer otros pintores destacados de la época.
   
Al su regreso a su país se encuentra con la Revolución de Abril. Pasada esta revuelta, en el año 1966, decide abrir en su ciudad natal un lugar donde los interesados en estudiar pintura pudieran tener un espacio. Aquí es donde nace la Academia de arte Vicent Van Gogh. “En esa academia se formaron varios artistas, entre esos  Félix Guzmán, Rafael García, Tatiana Pérez y Manuel Guzmán; fueron 18 más o menos”, puntualiza.

Debido a la falta de una escuela  de Bellas Artes en Moca, Guadalupe habla con Aida Cartagena y el profesor Máximo Avilés Blonda, quien era el director de la institución en Santo Domingo en ese momento, para que con la subvención que tenía la academia se organizara en Moca una sede de Bellas Artes. Su vocación de dibujante no menguó, sino que era su interés que los muchachos mocanos se desarrollaran en el arte de la pintura con mayor facilidad que en los tiempos de su niñez. Llega el momento en que dejó la escuela Vicent Van Gogh para continuar su formación en la academia de Bellas Artes en Moca con Aida Cartagena. “Luego, me fui a la capital e inicio con mis exposiciones”.

Elementos constitutivos de su estilo

La obra de Antonio Guadalupe impresiona por la policromía y la diversidad de gamas de color que ha utilizado en diversas etapas. Su estilo de artístico conjuga diversas posibilidades técnicas, sin embargo, la unidad temática y formal del artista consagrado, se esboza desde sus inicios. Su modo de pintar fluye en armonía, logrando la unidad de un estilo particular que articula el valor expresivo del color y de la forma dentro del expresionismo abstracto.

“Mi pintura siempre a apostado a la figuración expresionista trato de narrar y plasmar el mundo que nos rodea y que transita por nuestra mente de manera que este mundo mental se convierta en una realidad plástica, donde la figuración muestre signos que representen parte de la historia o un testimonio de la visión de la mente y su inconmensurable creatividad. Mis pinturas, creo que tienen un sello bastante personal e inconfundible como muchos artistas aquí. Siempre plasmo cualquier combinación del grafismo pictográfico del arte indígena, porque yo dure 13 años estudiando la cultura indígena.”
  
“En mi trabajo diario en la consecución de mi obra siempre ha habido un espacio para la experimentación abstracta, el naif, el grafismo, el tenebrismo, el muralismo, etc., mi obra se puede inscribir dentro del expresionismo figurativo”.
   
Actualmente, el impulso hacia una pintura emocionalmente caribeña, pero de rasgos universales se aprecia en su sensibilidad, por medio de la intensificación de un lenguaje de signos. “El Diálogo con la fauna, es una clara conversación con el mundo de los rasgos infantiles, con lo naif salido del arte rupestre y con lo puramente caribeño que emergió de las búsquedas vanguardistas y post vanguardistas que parecen haber nacido con Wifredo Lam y una recurrencia a lo mágico real maravilloso, la interrelación que nos conduce por el sendero de la imaginación, la fantasía, la belleza o la tragedia, realidad que puede hacer que “Diálogo con la fauna” nos manifieste un mundo de encanto fascinante, donde existe un accionar polifigurativo que nos señala el cosmos, lugar soñado a ser nuestro nuevo y futuro hábitat”.

Los cuadros de Antonio Guadalupe. Técnica mixta y grandes formatos

Al momento de pintar, Antonio Guadalupe emplea técnica mixta con materiales como el Carboncillo y el óleo entre otros, sobre lienzo en Medianos y grandes formatos. “Los temas que nutren mi obra, van desde  una fusión y el sincretismo entre lo aborigen, lo africano y lo español. Su simbología es la esencia de mi propuesta estética. Esto gracias a las indagaciones realizadas en la identidad dominicana, a través de los mitos y leyendas de la cultura taína; y de los estudios del folklore nacional y de las costumbres mágico religiosas”.
   
Viendo su obra, impresiona la policromía, esa unidad armónica en la diversidad de colores que hacen vibrar la forma y el color.
   
“Yo soy un pintor marcado por la influencia del expresionismo y su pasión por el color dejando expresarse de manera pura que nace y vive dentro de un contexto social, cultural y paisajístico caribeño, su exuberante policromía que se expresa en la belleza de su entorno natural rico en colores y la magia de sus expresiones mágico religiosas. Mi pintura sigue una corriente caribeña y latinoamericana enormemente poética, basada en la pasión y al mismo tiempo sencillez, en la que tratan de reflejar la realidad de la forma absolutamente emocional; a fin de cuentas, los colores describen emociones expresadas con una creatividad extraordinaria. Mi pintura está vinculada al mundo de los sentidos, a la percepción. Por eso un ser humano puede ser rojo y el agua de un río amarilla o las montañas rosas. El color es fundamental en mi obra, pues se articula en la observación y el estudio de la policromía caribeña y la valoración de la exuberancia del color, en la naturaleza y el paisaje, y en sus manifestaciones culturales y rituales.

El día a día del artista. Proyectos artísticos y culturales

Trabajando todos los días en sus pinturas, principalmente tarde en las noches y al amanecer, se involucra en proyectos de carácter reivindicativo de los artistas plásticos, así como en proyectos colectivos culturales y artísticos. Su exhortación y apoyo a los artistas jóvenes es permanente:
   
“ A los jóvenes que desean dedicarse a la pintura, que manifiesten en sus obras la pasión por el arte y la vida en el trabajo diario, en la investigación y el estudio de la identidad dominicana, y las técnicas como instrumento fundamental del quehacer del artista. Los animo a que visiten los museos conozcan las obras de los grandes maestros universales y de los maestros dominicanos que han sentado las bases para lo que conocemos hoy, como artes visuales dominicanas, sus colores y expresividad de  eterna de sinceridad, de conciencia por el suelo que se pisa, de amor por lo que se hace”.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.