22 Octubre 2018 11:16 PM

PortadaSociales

Doctores García-Núñez: Padre e hijo unidos por la misma pasión

Servio Cepeda | ACTUALIZADO 02.08.2018 - 7:17 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Santiago.-Las relaciones familiares se nutren de diferentes maneras. A veces sus miembros comparten un mismo sentido del humor, disfrutan de algún pasatiempo común o se comunican muy fácilmente.
   
 Pero también es cierto que hay muchos modos de establecer una conversación, más allá de las creadas a través de las palabras.
  
 Igual que con las notas musicales, el aprecio por el arte de acomodarlas en melodías, también se habla y se transmite amor a través del bisturí, hilos, gazas, manipular y corregir situaciones en las extremidades, con un alto sentido de la responsabilidad humana.
   
La expresión “de tal palo tal astilla”, cobra sentido en la palabra de padre-hijo, formada por esta pareja a quienes une mucho más que el mismo nombre.
   
Eso lo saben bien el doctor Andrés Nicolás García y su hijo Andrés Nicolás García Núñez, cómplices no solo en el vínculo indisoluble padre-hijo, sino en el compartir a diario dentro del consultorio médico que ambos tienen en la cuarta planta del HOMS, donde ofrecen atención a sus pacientes de manera muy particular y personal.
  
Hay padres e hijos que comparten más que el ADN y que tienen una capacidad genética para sincronizarse, dialogar bien; eso lo demuestran estos especialistas en ortopedia traumatológica, cirugía de columna y deformidades vertebrales, en la siguiente entrevista especial para este diario, en ocasión de celebrarse mañana el Día de los Padres.

-Doctor Andrés García Padre, por favor puede hacer una breve biografía de usted?  
   
Yo nací en Bonao en el año 1952. Llegué a Santiago en el año 1959.  Graduado de médico en la UASD 1980 y como ortopeda en 1987.  Mi núcleo familiar está compuesto por 4 hijos todos varones.  Amauris, el mayor es fabricante de reloj en Suiza; Andrés García hijo, ortopeda y traumatólogo con especialidad en cirugía de columna.  
   
Luis Miguel y Mario Alberto son ingenieros civiles. Ambos, actualmente realizan doctorado en geotecnia  *suelo* e ingeniería de la estructura, respectivamente  en Barcelona. Felizmente casado con Quisquella Núñez de García * la reina* es una esposa feliz. Cuatro nietos.

-¿Cuáles valores les transmitió a sus hijos?
Nunca olvido un concepto que mi padre decía: Ser agradecido es la condición más excelsa de los seres humanos. Quien no agradece, no es digno de confianza. Esto lo saben mis hijos. Y a esto, el ser íntegro, respetuoso, honesto y sobre todo la humildad. Por suerte mi esposa también profesa estos conceptos.  

¿Cuál es su rasgo más marcado como padre?
Muy celoso con mis hijos. Mi esposa a veces me dice, por suerte no te dieron hembra. Dios sabe lo que hace, pero yo he tenido la suerte de que mis hijos me ven como un amigo, y saben también hasta donde llegan sus límites.

Hubo un tiempo en que los mandatos familiares indicaban que los hijos -sobre todo los varones- debían continuar la profesión de sus padres. ¿Heredó de usted o fue inducido Andresito hijo a seguir su misma profesión?   
  

 Yo siempre le respeté a mis hijos su decisión de lo que estudiarían. Quizás como Andrés, de los cuatro, era quien más salía conmigo, sobretodo cuando me llamaban de las emergencias, y a veces hasta me ayudaba a reducir fracturas, posiblemente fue la causa. Pero desde pequeño siempre dijo que quería ser ortopedista.

¿En qué rasgo es que más se le parece su hijo?
Pienso que todos mis hijos son una copia casi fiel de mí en el aspecto moral, su conducta, su trato con la gente. Su madre ha influido mucho en eso también. Pero me ha sorprendido, porque luego de iniciar su vida de casado y fuera de nosotros, el mantiene ese vínculo familiar con sus hermanos y su mamá. Lo que significa que va a ser un buen padre y un buen esposo, como yo, sino que lo diga mi esposa.

¿Cuál es la anécdota que más recuerda de su hijo?
Andrés quería ser mecánico en los primeros años, y un día contentísimo....., porque lo llevaría al mecánico conmigo. Tenía 4 años recuerdo, ya allí, me preguntó: ¿Papi y ese es el mecánico? Sí, le contesté. Pues, yo no voy a ser mecánico. Seré ortopedista mejor, y nunca más cambió de opinión al respecto.

¿Cuál es su opinión sobre los padres de hoy día?
Pienso que nos ha tocado una época muy difícil para educar nuestros hijos, porque los medios audiovisuales y los factores distractores compiten mucho con los esfuerzos que hacemos nosotros como padres. Sin embargo, mientras más amigos seamos de nuestros hijos, y más celosos en observar su comportamiento, mejores hijos podemos tener.
   
De todos modos, es vital que hagamos un híbrido en la educación de ellos, tomemos los valores inculcados por nuestros padres y adaptémoslos a estos tiempos. Considero que es la mejor manera de mantener la relación padre e hijo, sin alteraciones.

¿Qué disfruta más como papá al compartir tanto tiempo con su hijo, donde se observa una envidiable relación entre ustedes?
Pienso que él siente lo mismo que yo. Puesto que, la medicina ha cambiado de manera acelerada en los últimos tiempos, más moderna, nuevos conceptos y Andrés hijo, ha tenido la oportunidad de compartir fuera del país con muchos profesores en diferentes hospitales.
   
Como médico joven, considero que está muy bien preparado y actualizado, sobre todo en su área de la columna. Me siento cómodo, porque estoy aprendiendo nuevas cosas dentro del campo de la medicina, y sé que él con mi experiencia le resultará igual, pues yo nunca me he desconectado de la educación continua. Muchos pacientes se sienten contentos y a gusto con nosotros, y refieren que es una mezcla de experiencia con la modernidad.

¿Son padre e hijo cómplices en todos los sentidos, o como padre tiene alguna barrera?
Somos cómplices, es cierto, pero la diferencia de edad marcada y mis gustos no son exactamente sus gustos, ni sus amigos son exactamente mis amigos. Por lo tanto, esas son barreras que yo respeto, las entiendo y acepto.

Describa al hijo, su nacimiento y como descubrió su inclinación hacia la medicina y lo que más admira de él?
   
Considero que Andrés es una persona sumamente educada, responsable, con una trayectoria desde estudiante brillante. Nunca estuvo fuera de los cuadro de honor en la escuela. Graduado de médico con honores Magna Cum Laude, y su formación en la especialidad Ortopedia y Traumatología fue siempre bien valorada, así como sus estudios en el extranjero.
   
Sus profesores en la subespecialidad de columna, tanto en Colombia como en Barcelona, cuando fui a visitarlo, me llenaban de regocijo, por el concepto que tenían de él, una persona sumamente educada, respetuosa de los demás, y muy preocupada por el aprendizaje.
   
De manera, que esto le ha permitido ser exitoso profesionalmente, y en su relación con los demás.
   
Su nacimiento fue un acontecimiento familiar, porque yo también fui muy observado dentro de mi familia y mi entorno, debido a que con una adolescencia precaria, pude llegar hasta la medicina, y todo lo que acontecía a mi alrededor, quienes me aprecian disfrutaban de mis metas y logros.
   
Su inclinación hacia la medicina fue notoria porque siempre me acompañaba al trabajo, y me asistía en algunas cirugías, era quien me asistía en la preparación de charlas o conferencias, etc.
   
Dos cosas admiro de él, su empatía en su relación médico y su incansable interés por los estudios, lo cual he comentado, le ha permitido formarse de manera exitosa.

Andrés García hijo comparte con su padre más que el ADN

Luego de la conversación con Andrés padre, ahora pasamos a conocer al Andrés-hijo.

¿Cuál es la cualidad que más admiras en tu padre?
Es un ser humano altruista y agradecido. Considero estas dos características en el ser humano como dones. Servir y entregarse al ser humano sin esperar un beneficio y sobre todo el agradecimiento.
   
Hoy en día, hay una carencia de esta última en los seres humanos. “Tal vez la gratitud no sea la virtud más importante, pero sí es la madre de todas las demás.” -Marco Tulio Cicerón-

¿En qué aspecto te pareces o quisieras parecerte a tu padre?
Entre otros aspectos, siempre he admirado su honestidad, responsabilidad y humildad en el trato hacia los demás.
   
¿A qué edad fuiste papá por primera vez?
 26 años.
   
¿Cuándo sentiste por primera vez lo que significaba ser papá?
 Tuve la oportunidad de participar del nacimiento de mi hija, y fue una mezcla de emociones entre alegría e incertidumbre, pues es una experiencia única para cada ser humano. – Recuerdo como si fuera hoy, cuando la sostuve por primera vez en mis brazos – el nacimiento de un hijo (a) es uno de los momentos más especiales de la vida de un hombre.

¿Qué es lo más difícil de ser padre hoy día?
Considero que lo más difícil de la labor de padre el día de hoy, es el poder lograr el equilibrio entre las responsabilidades laborales y las familiares. Me explico, la sociedades actuales son más exigentes hoy en día, y nuestra vocación como médico muchas veces nos exige tiempo que muchas veces sin darnos cuenta se lo restamos a lo más importante que tenemos, que es LA FAMILIA.

¿Cómo manejas la relación con tus hijas (os) desde fuera?
Como sabes, durante mi formación como cirujano de columna, estuve fuera del país casi 3 años. Y para mi estar lejos de mis hijos y mi familia, fue lo más difícil de todo. Gracias a la tecnología, siempre trataba de mantener comunicación constante con ellos, las llamadas desde temprano, cuando llegaban de la escuela o alguna salida y antes de dormir, así como en cualquier momento libre. Además, trataba de venir al país cada 3 o 4 meses.

¿Te defines como un papá recto o chévere?
Trato de ser un padre chévere – adaptado a las nuevas generaciones–  sin olvidar los valores y preceptos morales que me inculcaron mis padres.

¿Observamos en el consultorio imágenes cristianas en varios lugares, son ustedes cristianos confesos y tienen algún testimonio de vida de haber conocido a Dios?
Somos creyentes de la divinidad de Dios y de que la sabiduría del ser humano proviene de El. En cada paso o actividad que damos considero que debemos encomendarnos al Señor. Y más nosotros como médicos, que somos instrumentos de Dios.
 
¿Vas a trasmitir esos valores cristianos a tus hijos (as)? Sí.
   
¿Cómo deseas ver a tus hijas (os) en el futuro?
Quiero ver a mis hijos felices –Tal cual pienso mi padre me mira actualmente. Seres humanos independientes, realizados y de bien–.
  
¿Cuántos hijos tienes, edad y cómo se llaman? 
Dos hijos, Danna Isabel, 4 años y Lucas Andrés, 7 meses.

¿Qué otra cosa más los une padre-hijo, además de llevar hasta el mismo nombre?
Nuestra vocación de médico.

Comparten ustedes fuera del consultorio alguna actividad en común?
   
Siempre, desde temprana edad acompañaba a mi padre a la mayoría de sus actividades. Para mí era un gusto. Hoy, lo sigue siendo. Compartimos fuera del trabajo en eventos médicos, pero sobre todo actividades familiares.
   
Así concluyó este testimonio en ocasión del Día de los Padres, de dos médicos, dos hombres y dos profesionales de noble corazón y ejemplo, para las presentes y futuras generaciones.



1 comentario(s)


  • 1

    MARIA F. ADORNO

    03.08.2018 - 6:18 pm

    LA HUMILDAD HECHA PERSONA... JAMAS LO VI CON MALA CARA, SIEMPRE CON UNA AMPLIA SONRISA.

    FELICIDADES DOCTOR GARCIA POR SUS LOGROS Y SU HERMOSA FAMILIA


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.