12 Noviembre 2018 9:12 PM

PortadaRegión

Recuerdan al pintor Claudio Pacheco a ritmo de tambores y música de palos

Recuerdan al pintor Claudio Pacheco a ritmo de tambores y música de palos

ampliar foto

El declamador Robert Kapell desgrana uno de los poemas favoritos de Cayito.

Redacción | ACTUALIZADO 13.09.2018 - 4:22 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

SANTIAGO.-Los restos de Claudio Antonio Pacheco, quien se había ganado el mote –como pintor- de “El Quijote Caribeño”, fueron sepultados este pasado jueves 5 de septiembre a ritmo de tambores y música de palos, además de poesías, canciones y con excelsas palabras por parte de familiares, amigos y allegados.
  
Pacheco, de 59 años y quien era uno de los artistas plásticos iconos de esta ciudad corazón, había fallecido en la noche del pasado martes 3, varios días después de sufrir un pre-infarto.
   
Tras el percance, fue llevado al hospital del Seguro Social presidente Estrella Ureña, donde permaneció varios días. Luego de una leve mejoría, fue ingresado en el regional José Maria Cabral y Báez, donde definitivamente no pudo rebasar sus condiciones críticas de salud, apagándose su corazón cerca de la medianoche del martes.
   
Sus restos fueron expuestos en la Funeraria Savica desde el miércoles. Por allí pasaron distintas personalidades de la vida de Santiago ligadas al arte, la cultura, a los medios de comunicación y a otros segmentos.
   
Cayito, como se había dado a conocer también dentro del mundo del arte, era una persona muy querida en distintos círculos ya que se trataba de un hombre sencillo y humilde, que tenía buen trato con los demás aunque a veces era contestarlo.
   
El aprecio que le tenían los santiagueros y santiagueras quedo evidenciado en la gran cantidad de personas que dijo presente en  su funeral. Como muestra de esa estima, el  autor de estas líneas conto, cerca de 10 arreglo florales  enviados por instituciones a la funeraria donde fueron velados sus restos.

UN ANGEL DEL PINCEL
   
“Pacheco, más que un pintor, era un ángel del pincel, un espíritu seráfico que engendraba maravillas, creaba universos; endiosaba lo tangible”, se pudo leer entre cientos de mensajes colgados en las redes a propósito de su fallecimiento.
   
El exdirector de Cultura de la Alcaldía Josué Gómez, dijo de Cayito: Santiago pierde uno de los más dinámicos y activos gestores y animadores culturales. Osado pintor, maestro de la prisa, niño grande que diariamente veía dibujos animados, jugador de ajedrez, poeta de lo absurdo y servidor de misterios. Una parte importante del paisaje urbano se desprende con su partida.
   
Estas apenas son algunas pinceladas de todos los mensajes que se colgaron en Facebook, instagram, twitter y otras redes sociales donde hasta gente que no llego a conocer personalmente a Pacheco, expresaban su pesar y su solidaridad para con la familia.

ACTO EN LA FUNERARIA
  
 El miércoles, antes de la partida para darle “el adiós definitivo” al Quijote Caribeño –lo que ocurrió en el cementerio de El Ingenio- hubo un emotivo acto al término de un oficio religioso “de cuerpo presente” en un salón atestado de personas.
   
El oficiante exalto la figura de Pacheco aconsejando que el mejor homenaje que pueden rendirle sus familiares y amigos es no dejar morir su legado de hombre sencillo y de bien.
  
 Luego intervinieron algunos parientes para agradecer los gestos de solidaridad por la muerte de Cayito. “No imaginábamos que a él lo quería tanta gente”, se le escucho decir a una hermana ante la avalancha de testimonios y la presencia de personas de todos los estratos sociales.
   
A continuación llego, como rayo encendido, el poema del declamador profesional Roberto Kapell, quien arranco lagrimas entre muchas y muchos de los presentes por lo que conmovedor que fue.
   
Hubo otras participaciones de Guillermo Torres Corcino y del poeta Nelson Cerda, que declamo un hermoso verso y la participación del Charro José Miguel que inicio un tema mejicano “que le gustaba mucho a Cayito” pero que la emoción le impidió terminar.
   
Esa parte, en la funeraria, fue cerrada con el toque de “Alma-ritmo”, el tambor inventado por el profesor y gestor cultural Rafael Almanzar, quien sorprendió a los presentes por sus toques mágicos al instrumento.

EN EL CEMENTERIO
   
El cortejo partió próximo a las 11:00 de la mañana del jueves. En el camposanto hubo otra actividad en honor al artista del pincel fallecido. Allí se unió “a la despedida” el grupo de palos y atabales comandado por Willian Alemán, reconocido folclorista y hacedor cultural.
   
El cadáver fue recibido a ritmos de salves y otros temas por este grupo en el que no se quedó el dedicado a Anaisa Pie y otros. El sol y el calor eran abrazadores en el cementerio pero la gente espero hasta el final de la ceremonia.

“SE FUE EL QUIJOTE A UNAS ANDANZAS CELESTIALES”
 
La magia de los colores se tiñe de negro, las montañas cibaeñas  se cubren de un manto de luto y ese verdor de las tierras quisqueyanas  pierde la alegría por la falta de luz.
   
Dijo en el panegírico, minutos antes de darle sepultura al artista, Braulio Rodríguez, uno de los amigos cercanos de Cayito, quien continuo su exposición destacando:
El mago de los colores, de creatividad majestuosa, de un pintor que vivía de su arte en condiciones difíciles y con una presión constante,  se fue como las marchantas de nuestros campos que uno no sabe si venían o iban.

“Se marchó el pintor de manos tan prodigiosas como las tradiciones campesinas que él siempre quiso que estuvieran en la memoria colectiva  del pueblo al representar ese Cibao que tanto amó y paseó por diversos escenarios del mundo”, agrego Rodriguez con evidente emoción.

 Hoy lloran las flores aves del paraíso que engalanan tantas viviendas dominicanas y que con tanto amor creó una serie de las mismas de colores vívidos, alegres y entusiastas. Sus pamelas y payasos también están de duelo y momentáneamente sus rostros se constriñen de amargura.
    
El Maestro Pacheco, el más grande pintor de serie del país y uno de los más impresionantes de los contornos americanos, supo abordar temas costumbristas, místicos, religiosos, urbanos y retratos dejando el asombro fijo, una muestra de su ingenio lo constituye la serie del Salvador del mundo Jesucristo  a la que designó, Mesiánico, la cual con una magia creativa llena de espiritualidad, constituye un legado a la posteridad.
    
El Quijote del Cibao, esa simbiosis  rural atrevida  con macuto, cachimbo, “guaymamas” y machete y llena de un colorido bañado de luz, retrata a su creador, porque el mismo Pacheco era un Quijote singular de frases comprimidas.

DON  QUIJOTE DE SERRAT
  
Don esta despedida al Quijote Caribeño, no podía faltar el tema  “Don Quijote” de Joan Manuel Serrat, leído por uno de los asistentes al acto fúnebre, que tuvo lugar al filo del mediodía.
   
Mientras el sepulturero hacia su fúnebre labor para encerrar para siempre el cuerpo inerte del reconocido artista del pincel santiaguero, se iban escuchando ante un silencio sepulcral...
   
Por la manchega llanura
Se vuelve a ver la figura
De don quijote pasar
Y ahora ociosa y abollada, va en el rucio la armadura
Y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar
Va cargado de amargura
Que allá encontró sepultura
Su amoroso batallar
Va cargado de amargura
Que allá "quedó su ventura"
En la playa de barcino, frente al mar
Cuántas veces, don quijote, por esa misma llanura
En horas de desaliento así te miró pasar
Y cuántas veces te gritó: "hazme un sitio en tu montura
Y llévame a tu lugar
Hazme un sitio en tu montura
Caballero derrotado
Hazme un sitio en tu montura
Que yo también voy cargado
De amargura
Y no puedo batallar (hasta aquí).
   
Las actividades fueron coordinadas por Guillermo Torres Corcino y familiares del pintor fallecido. Descanse en paz Quijote Caribeño
 



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.