15 Julio 2018 10:54 PM

PortadaRegión

Reclaman al Presidente destituir funcionarios en Montecristi

Redacción | ACTUALIZADO 11.07.2018 - 6:08 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

MONTECRISTI.-En los últimos meses, diversos escándalos en instituciones oficiales han “sacudido” la provincia de Montecristi, sin que a la fecha se hayan tomado medidas correctivas que satisfagan la sociedad montecristeña.
  
 La negación de justicia y entorpecimiento de la acción judicial por parte de la fiscal titular de Montecristi licenciada Yoanna Bejarán, tal como es el caso de la orden de arresto No. 611-15-00821 de fecha veintitrés de noviembre del 2015 contra el señor Sergio Raúl Franco Cabrera por abuso sexual.
  
 Denuncias, como la expuesta por el comunitario Bolívar García sobre el desvío de las aguas de la laguna Saladillo por parte del polémico director de la Dirección General de Desarrollo Fronterizo Miguel Alejandro Bejarán (Tito).
   
Ahora “estalló” el supuesto caso de corrupción que envuelve a la exdirectora provincial de la Juventud en Montecristi, Delglin Mireya Espinal Torres. Se le acusa del desvío de fondos a través de órdenes donde se autorizaban vales de combustibles los cuales supuestamente eran cambiados por dinero y se gratificaban a dos despachadores del negocio con 800 y hasta mil pesos.      Las autorizaciones para consumo de combustible, iban desde los $4,800.00, $5,800.00 y $6,800.00 pesos diarios.
   
El gobernador de Montecristi, Marcelo Cordero no es ajeno a los escándalos, ya que la exdirectora provincial de la Juventud, Delglin Mireya Espinal lo acusa supuestamente de haberla hecho abortar, ya que mantenían una relación sentimental, pero además ella expresa que se mantenía en esta situación porque recibía amenazas de Cordero de que si no cedía a sus pretensiones, iba a ser destituida.
   
Ante todos estos escándalos, denuncias y acusaciones, le toca al presidente Danilo Medina la última palabra.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.