21 Noviembre 2017 11:16 PM

PortadaOpiniónDe nuestros lectores

Mensaje a vds, madres vivas y ausentes

Redacción | ACTUALIZADO 31.05.2015 - 8:35 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Un día como este tiene diversos sentimientos, pues sabe a nostalgia. A pena callada. A silencio en mañana triste. A tristeza escondida; así como aquellos eventos que nos resistimos a aceptar, pero, inrremisiblemente es vuestra ausencia corpória casi una realidad. Puesto que, la verdad completa jamás puede ser explicada; ni jamás comprendida.
   
Hoy somos – mañana no somos; es lo único que entendemos del ser. El misterio de lo auténticamente trascendente continuará a través de los siglos. Nuestra capacidad de entendimiento es muy limitada, para lograr comprender los profundos designios del Padre. Sólo para confortarnos, precisamos situarnos bajo el influjo de la fe y la esperanza. Si observamos la vida en todas sus vertientes y el transcurrir de todos cuanto nos rodean: Amigos – compañeros – familiares y seres queridos… Pues al fin de cada jornada debemos valorarlos y de forma individual, en el momento justo de partir del Universo conocido, hacia la eternidad o mundo desconocido y a simple observación debemos convenir que, en el desempeño del papel que a cada uno le toca escenificar en este difícil escenario universal, aún sin la preparación ‘‘teatral’’ necesaria que ustedes supieron imprimir a su rol: Drama – entrega y seriedad sin límites; como solo los héroes de la pantalla y el teatro saben lograrlo.
   
Desde el preludio al clímax y ya en el final de vuestra bravísima presencia, supisteis enseñarnos a los nóveles actores que lo importante en la vida no es lo que torpemente aparentamos; sino lo que hacemos y somos.
  
 En fecha memorable y hermosa como esta: ¿Qué bienandanzas podemos contaros? Pues, lo que debiera hacernos sentir felices; al contrario se torna para nosotros en inseguridad, abandono y desprotección, por parte de quienes debieran asegurarnos paz y seguridad. Al contrario, solo recibimos una respuesta miserable de mentiras y desaciertos para continuar haciendo lo mismo que han hecho.
   
¡Nuestra esperanza hoy consiste, en que alguna vez en sus tempranos días venideros, los responsables matadores de propósitos nobles y de sueños, reciban por sus indignidades e injusticias, la respuesta que merecen!

¡Qué el señor nuestro sea eternamente con vds.
Queridas madres!




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords