20 Agosto 2017 8:56 PM

PortadaOpiniónColumnas

El ajusticiamiento del Tirano

Maximiliano Taveras

Maximiliano Taveras

Maximiliano Taveras | ACTUALIZADO 18.05.2017 - 7:26 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“Mientras no se escarmiente a los traidores como se debe, los buenos y verdaderos dominicanos seguiremos siendo siempre víctimas de sus maquinaciones” Juan Pablo Duarte.

El 30 de mayo del 1961 cayó ajusticiado el dictador Rafael L. Trujillo Molina, luego de una sangrienta tiranía de 31 años, la más larga y feroz de Latinoamérica. El grupo de valientes lo formaban Antonio Imbert Barrera, Luis Amiama Tió, Antonio de la Maza, Modesto Díaz, Salvador Estrella Sadhalá, Amado García Guerrero, Huáscar Tejada Pimentel, Roberto Pastoriza, Pedro Livio Cedeño, Luis Manuel Cáceres Michel (Tunti).
   
Trujillo de poca escolaridad, trabajó en los ingenios azucareros y cuando se produjo en el país la intervención Militar Norteamérica, surgió un nuevo periodo en la vida de él, iniciándose en la carrera política y militar. En el año 1918 el gobierno intervencionista, después de desarmar a la población, procedió a crear una especie de Guardia Nacional, donde el joven Trujillo fue ingresado; en muy poco tiempo fue ascendido a segundo teniente y sus demás ascensos fueron muy acelerados, debido a las buenas informaciones que recibía el alto comando militar del futuro tirano, siendo la persona escogida para la misión antipatriótica de reprimir a los opositores de la intervención. De 1920 al 21 Trujillo participó en el desmantelamiento de las guerrillas patrióticas que estaban en abierta lucha armada contra los invasores en toda la región Este del país, a los cuales lo llamaron despectivamente “Los Gavilleros”. Para 1922 fue trasladado a la región del Cibao y mientras se encontraba en San Francisco de Macorís, fue promovido al rango de Capitán. La Guardia Nacional fue transformada en policía Nacional Dominicana, en la cual ocupó casi de inmediato, el mando de la 10ª Compañía.
   
Con el triunfo electoral del Presidente Horacio Vásquez en 1924 y la desocupación de las tropas interventoras, Vásquez lo promovió a Teniente Coronel y Jefe del Estado Mayor. El 13 de agosto de 1927 fue promovido a General de Brigada. El gobierno de Horacio Vásquez entró en crisis debido a las intenciones reeleccionista y a la corrupción, siendo caldo de cultivo para que los Estados Unidos fijaran su atención en su pupilo Trujillo, pues ya para el 1930 Vásquez era un Presidente Solitario. Fue aquí (Santiago) que se originó un movimiento cívico-militar, cuyo objetivo era el derrocamiento. El Representante Civil era el Dr. Rafael Estrella Ureña y Trujillo, el Militar. Tomaron la fortaleza San Luis y luego marcharon hacia la capital y el 26 de febrero las tropas insurrectas gritando consignas a favor de Trujillo y del Dr. Rafael Estrella Ureña, bajo el mando del General José Estrella. Consumado el Golpe de Estado, el Dr. Rafael Estrella Ureña fue designado Presidente Provisional de la República, pero era el déspota detrás del trono.
   
El 18 de Marzo del 1930, Trujillo fue proclamado Candidato Presidencial y el 16 de Mayo fue electo Presidente de la República. Aquí comienza una serie de persecución política a la oposición, asesinatos, vejámenes, arbitrariedades y sobornos, que nos mantuvo durante 31 años de oscurantismo; pues la dictadura fundó un Partido único, que solo proclamaba Loas y víctores al Tirano, hasta que un grupo de valientes, de los cuales la mayoría fueron sus colaboradores, cayó de rodillas acribillado a balazos un 30 de mayo del 1961.
¡LOOR A LOS HEROES DEL 30 DE MAYO!

El autor es educador y miembro Ad-Vitam del Instituto Duartiano.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords