18 Octubre 2017 11:16 AM

PortadaOpiniónColumnas

Ahora a marchar para el sur

Josefina Almánzar

Josefina Almánzar

Josefina Almánzar | ACTUALIZADO 18.05.2017 - 11:22 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Este 21 de mayo los caminos de la movilización ciudadana conducen a Azua de Compostela. Cuántas cosas han pasado en este país desde el 22 de enero del presente año!  De repente la historia dominicana cambió sus páginas. Un pueblo que estaba dormido, viviendo en su burbuja, en su confort ha despertado.  El pueblo se ha empoderado porque dijo ya basta de tanta podredumbre, corrupción e impunidad.
   
Si vemos los acontecimientos desde el 22 de enero, las máscaras se han ido quitando, cada rostro se va mostrando tal y como es. Se han puesto en el escenario de la República los actores villanos, ya no quieren guardar las apariencias, ya se han enseñado sus refajos. No tienen escapatoria del dedo acusador del gran soberano que es el pueblo y no quieren reconocer.
   
Este pueblo está decidido en seguir adelante con su causa, con su lucha justa de reclamar el fin de la impunidad y de la justicia. Ya se lo ha demostrado en todas las manifestaciones cívicas y pacíficas que ha realizado ese fenómeno social, histórico que es el Movimiento Verde. A pesar de todos los esfuerzos, de todas las estrategias que han usado las bocinas pagadas de este gobierno para desacreditar, para dividir, ultrajar, calumniar, desarticular al Movimiento Verde no han logrado hacerlo porque es un clamor que nace de las entrañas de un pueblo cansado de tanto daño.
   
Cada día se hace obligatorio sumarse a las marchas verdes. Cada dominicano, dominicana que ama a este país, que se respeta, que le duela esta Patria, está obligado a caminar de manera pacífica y cívica por todo el territorio nacional porque cada día nos dan más motivos, más razones para hacerlo.
   
Cada día se quieren burlar más. Cada día atropellan, mancillan, abusan de las reclamaciones que con todo el derecho le asiste a la ciudadanía. Cada día nos amenazan, maltratan. Si vemos los hechos acontecidos desde el jueves 4 de mayo iniciado con el caso de Juanchy Comprés en Moca, los estudiantes que fueron a una visita protesta a la Procuraduría y que fueron bombardeados con gas pimienta y encerrados. Si vemos lo acontecido en esta semana con representantes del Poder Legislativo, un acontecimiento sin precedentes en la historia dominicana, podemos comprobar que tenemos muchas más razones para seguir en las marchas verdes.
  
A este gobierno del PLD se le olvidó que cuando estaban en la oposición reclamaban por el respeto a que sus militantes y simpatizantes pudiesen marchar, pudiesen manifestarse porque es un derecho constitucional. No me sorprende que se hayan olvidado de eso, pues se han olvidado de sus principios, fundamentos y valores. Hoy más que servidores públicos se han convertido en expoliadores del pueblo que una vez creyó que podían ser los transformadores de la democracia dominicana.
   
Las actuaciones de la Policía Nacional bajo las órdenes y apoyo de sus jefes y del Ministro de Interior, son vergonzantes. Nos recuerda de manera dolorosa las actuaciones de ese pasado de tiranos que pensábamos superado.
   
Las actuaciones de un Ministerio Público que defiende los intereses de un partido y de su gobierno y no los intereses del pueblo, de la sociedad nos da razones para seguir marchando.

Por eso aquí estamos. La decisión está tomada: seguiremos marchando. Este domingo 21 de mayo, el Sur nos espera y otra vez teñiremos de verde la tierra. El verde que más que un color se ha convertido en un himno de rebeldía ciudadana, un nuevo elemento simbólico para enriquecer la liturgia de la movilización social.

La autora es abogada y docente universitaria.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords