22 Noviembre 2017 2:58 PM

PortadaOpiniónColumnas

¡Cuaresma! tiempo de sumar

Hna. Alicia Galíndez | ACTUALIZADO 20.03.2017 - 10:50 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Hagamos cuentas: sumemos  y multipliquemos… observaremos como de estos cuarenta días que componen el tiempo litúrgico de la “Cuaresma” nos quedan veinte.        

Estamos exactamente en la mitad, así es que… conversión, retomemos el camino porque en estos veinte días tenemos la gran oportunidad de sumar todas nuestras acciones solidarias para que se multipliquen en bondad, servicio, paz y alegría en nuestro entorno y sobre todo entre los preferidos de Dios que son los pobres, humildes, sencillos y excluidos de la sociedad consumista.
   
El Papa Francisco nos ha dicho en el mensaje de Cuaresma 2017 que: “La Cuaresma es  comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Joel 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor. Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar. Es el tiempo propicio para renovarse en el encuentro con Cristo vivo en su Palabra, en los sacramentos y en el prójimo. El Señor que en los cuarenta días que pasó en el desierto venció los engaños del Tentador, nos muestra el camino a seguir. La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia…”. Con estas motivaciones sigamos sumando: a la escucha de la Palabra y del prójimo,  sumemos reflexión, ayuno, mucha oración y abundante limosna y notaremos como se multiplica el bien en nuestra vida personal,  familiar, con los vecinos, compañeros de trabajo… en fin una sana convivencia, armonía y paz, de este modo nuestros pobres se superaran y la sociedad se volverá  más tolerante, fraterna y solidaria, y si además… en esa suma no sólo sumas tú, también yo y millones de católicos en el mundo, ya no es un granito de arena sino una playa entera que hace un camino de verdadera Pascua de Resurrección, de vida nueva en Cristo, para eso es la Cuaresma, un sumar todos los medios de conversión que Dios a través de la Iglesia nos ofrece y lograr que el Reino de Dios se haga presente.
   
El Papa concluye su mensaje con estos deseos no sólo para nosotros sino también para él: “Que el Espíritu Santo nos guíe a realizar un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado que nos ciega y servir a Cristo presente en los hermanos necesitados. Animo a todos los fieles a que manifiesten también esta renovación espiritual participando en las campañas de Cuaresma que muchas organizaciones de la Iglesia promueven en distintas partes del mundo para que aumente la cultura del encuentro en la única familia humana.        

Oremos unos por otros para que, participando de la victoria de Cristo, sepamos abrir nuestras puertas a los débiles y a los pobres. Entonces viviremos y daremos un testimonio pleno de la alegría de la Pascua”.





0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords