19 Octubre 2017 6:29 PM

PortadaOpiniónColumnas

Otra vez el clásico fuera de tiempo

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez | ACTUALIZADO 17.03.2017 - 10:45 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Al momento de publicarse esta columna se está jugando el 4to Clásico Mundial de Beisbol, auspiciado por Major League Baseball (MLB) con la idea de expandir el juego por el  mundo, tratando de hacerlo  mas popular y que mas naciones  se entusiasmen con este fabuloso entretenimiento.
  
 Solo que algunas cosas no lo favorecen.
Como el que  participen jugadores defendiendo equipos de países donde nunca han jugado y que no son  conocidos de la menguada fanaticada de allí, como es el caso de Israel, que ha dado la sorpresa en este evento, con jugadores que  simplemente son descendientes  de judíos  y eso basta para  que formen parte del equipo.
   
Como por mas que se afane MLB, el torneo no despierta interés en el país de origen del juego, los Estados Unjios de América,  donde están los mejores  jugadores y de donde podrían recibirse los mayores ingresos económicos si despertara allí algún entusiasmo y esto es así, porque  simplemente   sus mejores jugadores de la actualidad no participan, pues su equipo no cuenta con el mejor pitcher, Clayton Kershaw, o el que se  aprecia como el mejor jugador de estos   días, el jardinero de los angelinos Mike Trout y así por el estilo.
   
Y  uno se pregunta ¿Cómo va a despertar interés el Clásico, en un país donde el juego es apenas  conocido, si en el país original muy pocos se interesan en el?
Asimismo es un problema el que los jugadores no están en forma, porque el clásico se juega en marzo, con apenas dos semanas de existencia de los campos de entrenamiento de los equipos de grandes ligas, por lo que  a los pitchers se les pone límite al número de lanzamientos que puedan realizar. Todo esto se debe a que los jugadores de grandes ligas se han convertido en una comodidad muy cara y los equipos quieren proteger su inversión. Esto se refleja no solo en el Clásico, sino también en el descenso en la calidad del beisbol de invierno y en el cambio que  ha ocurrido en la Serie del Caribe.
   
Los mejicanos han pasado de la cenicienta del torneo, al equipo mas fuerte. ¿Y esto porqué?.    
   
Pues sencillamente porque el nivel de su beisbol no depende de jugadores que juegan en verano en los  Estados Unidos, sino de jugadores que juegan en ese país en el verano, entonces, al descender el nivel de los demás y el de ellos permanecer estable,  han ascendido relativamente en su calidad. Eso es todo.
   
El caso mas patético es lo que ha ocurrido en la Liga de Invierno de Puerto Rico, otrora una  de las mas fuertes de la región,  es en la actualidad  una de las mas débiles, que hasta tuvo que suspender su torneo un año y se piensa que no puede ser  anfitriona de una Serie del Caribe.
   
Hay que estar ciego para no ver todo esto y no admitir, que las grandes  ligas, con sus enormes  salarios, están arruinando el beisbol de invierno.
   
 Y volviendo al clásico, aunque parezca una utopía hay que repetir lo siguiente:
   
Se debe jugar en julio, suspendiendo el juego de estrellas (que cada vez despierta menos interés en los Estados Unidos) ese año; así los mejores jugadores del deporte están todos en forma, se les permite a cada jugador que pueda  defender los colores de su país de origen, cubiertos por sus seguros contra las lesiones. El Clásico puede jugarse en dos semanas. Los equipos pueden mantener sus 162 juegos esa temporada programando  dos juegos en un día, o pueden jugarse 154 juegos esa temporada.
   
Mientras eso ocurre, los dominicanos disfrutemos la situación actual, que demuestra que este es el país que produce mas peloteros de calidad, tomando en cuenta su población y que desde que se tomaron las cosas en serio, a partir del tercer Clásico  (en los primeros dos  los jugadores tomaban la cosa de relajo y hasta se iban de parranda  a mitad del evento) es muy difícil ganarnos.
   
Yo solo espero que si volvemos a ganar, no repitamos la ridiculez del 2013, de hacer un desfile de la victoria seis meses después del triunfo. El desfile debe ser  al día siguiente, con los jugadores volando de regreso y ser recibidos como los héroes deportivos que son. Que importa que lleguen dos días mas tarde a los campos de entrenamiento de Grandes Ligas. Ellos como quiera están mas en forma, que los que allí se quedaron.
 
 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords