24 Marzo 2017 12:10 AM

PortadaOpiniónColumnas

El Carnaval de Santiago: debe cambiar de lugar

Dr. Frank Espino

Dr. Frank Espino

Dr. Frank Espino | ACTUALIZADO 14.02.2017 - 5:42 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“La humanidad se cansa pronto de todo, sobre todo de lo que más disfruta. George Bernard Shaw (1856-1950) Escritor irlandés.

Cuando uno contempla la ciudad de Santiago desde varios  ángulos geográficos, solo así es que  puede darse cuenta cómo ha cambiado la misma en los últimos 25 años.
   
Se extraña las marchantas. Se extraña los coches y sus cocheros. ¡Se extraña tantas cosas que ni siquiera nos damos cuenta!
   
Los barrios han crecido mucho, algunos  sobrepasan los doscientos mil habitantes. Otros ni los conocemos por la  tanta la diversidad.
   
Gran cantidad de personas  han poblado esta  ciudad, en busca de mejores oportunidades de estudios y  trabajo.
   
Cientos de vehículos circulan por todos los lados, privados y públicos. De esa  misma manera nuestras calles, se han convertido  en un pandemonium. En muchas ocasiones optamos por no desplazarnos hacia algunos lugares, y  no queremos ni salir de nuestras casas.

Con relación al Carnaval de Santiago, somos de los que apoyamos su participación como una entidad cultural y de variadas expresiones en su vestuario, figuras, bailes. Esto hace una gran fiesta tanto de actores como espectadores.
   
La Ciudad de Santiago de los Caballeros de República Dominicana, se ha convertido por sus características socio-políticas y económicas  en un referente  y al mismo tiempo la ciudad aposento de todo el Cibao. Dicho de de otro modo, el centro  económico industrial y educativo de las provincias que les rodean.
   
Esta característica  hace que exista un desplazamiento en tiempo de carnaval, no solo de los habitantes de Santiago, sino del  todo el  país.  
   
Sugerimos que debe haber un cambio de lugar de dicha celebraciones carnavalescas, que no sea el centro de la ciudad, que comprende las más congestionadas avenidas: Las Carreras, El Sol, Juan Pablo Duarte así como las calles circundantes anexas a ellas.
   
Cuando se está llevando a cabo las celebraciones, en vez del Santiaguero en su mayoría (aunque no lo exprese), estar sintiendo  alegría, se angustia; porque está limitando la movilidad de su entorno y de las  avenidas más importantes.
   
También, se suma a esta preocupación, lo que hemos observado como ciudadano y médico. Es que  los grandes centros clínicos públicos y privados: Hospital Cabral y Báez, Hospital Pediátrico Arturo Grullón, Hospital Seguro Social, Clínica Corominas, Centro Médico Cibao, Santiago Apóstol, Hospital Semma, Oncológico, Dermatológico  y varios centros diagnósticos y terapéuticos   están en la trayectoria  de las calles que son obstruidas por  el gentío que asiste al carnaval, impidiendo el desplazamiento de ambulancias, médicos, enfermos y heridos hacia esos centros citados cuando se presenta una emergencia. Amén de la cantidad de basuras que esparcen por todos los lugares los participantes. Los organizadores deben valorar entre  perder el encanto del carnaval o simplemente llenar de propaganda comerciales las calles y avenidas.
   
El Carnaval debe ser celebrado en una de nuestras avenidas amplias  y extensas, ya sea esta la Circunvalación o Hispanoamérica y punto.
   
Damos nuestra voz de alarma, ya que nosotros no somos los de hace 25 ó  30 años como población,  somos muchos y desorganizados. Nos visitan turistas nacionales y extranjeros, y no debemos dar lugar a que el orden, la paz y la alegría se pierdan.
 
El autor es médico, escritor y profesor universitario
 
 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords