23 Julio 2017 4:34 PM

PortadaOpiniónColumnas

Código de la familia

Rafael Baldayac

Rafael Baldayac

Rafael Baldayac | ACTUALIZADO 11.01.2017 - 5:41 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Si hay un tema de trascendental relevancia es el que se refiere a la familia. Porque la familia es lo más importante que tiene la sociedad, donde nace, crece y se proyecta al individuo como persona. Es donde se forma el carácter del individuo, donde se construyen los valores, se adquieren los principios morales y espirituales.
   
Sin embargo los planes, programas, proyectos y  esfuerzos dirigidos a salvar y restaurar la familia son contraproducentes, hacen todo lo contrario, y la familia se está quedando sola con sus innumerables problemas y dificultades.
   
Cada día hay más casos de violencia intrafamiliar, femenicidios, divorcios, abandono de hogar, padres irresponsables, embarazos de adolescentes. Consecuencias: inseguridad ciudadana, criminalidad, delincuencia, ya que el 90 por ciento de los autores vienen de familias desintegradas.
   
Es por eso, repito,  que hoy vemos mas leyes que en vez protegerla y promover los valore fomentan la desintegración de la familia. Legislaciones incluso nocivas, dañinas, perniciosas, como el proyecto de Código de la Familia que acaba de someter el presidente Danilo Medina al Congreso Nacional, vía el Senado de la República.
   
Tan desatinado es este proyecto de ley  enviado  por el presidente  Medina al Congreso Nacional, que permite que cualquiera de los dos miembros de un matrimonio  establezca una residencia particular a la que tienen  en común, sin que esto ( dicen ellos)  atente contra la regla de la convivencia conyugal. Es una verdadera locura.
   
Eso es un adefesio. La pieza legislativa, sometida a través del Senado y preparada por la vicepresidente de la República, Margarita Cedeño, establece la opción de que el esposo, previo acuerdo, asimile el primer apellido de soltera de su esposa, sea con la partícula "de" o sin ésta.
    
“Por eso dejara el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto, lo que Dios junto, no lo separe el hombre”  Mateo 10:7-9.

El Código Familiar que acaba de someter el Poder Ejecutivo al Congreso debería tener una enmienda para agregarle las cuatro claves de la unidad familiar.
   
1.- LA FAMILIA NACE EN EL CORAZON DE DIOS. El diseño y la dio como un regalo al hombre para que sea la célula básica de la sociedad, y para que a través de ella se forme el carácter de la persona.
   
He aquí el origen sagrado de la familia. “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre este solo, le hare ayuda idónea para el” Génesis 2:18. Si esto es así ¿Por qué no disfrutamos de nuestra familia? La única respuesta es porque está en crisis.
   
2.- LA FAMILIA DE HOY ESTA EN CRISIS.  En un peligro latente de descomposición, primero por el trastorno de los roles de padres e hijos en el hogar, segundo por la pérdida de valores morales y espirituales y tercero, por la usencia tanto física como  emocional de los padres, creando familias disfuncionales. La usencia de los padres es un vacio que nadie puede llenar.
   
“Todo reino dividió contra sí mismo quedará asolado y toda ciudad o familia divida contra sí misma no se mantendrá en pie” Mateo 12:25.  Hay alguna solución?  Pues claro que sí.

3.- JESUCRISTO ES LA SOLUCION DE DIOS, para la familia en crisis. Únicamente cuando cada uno de los miembros de la familia solucione su propia crisis, elimine el ego y la miseria espiritual vive, estará capacitado para cumplir el rol que le corresponde, sea como padre, madre e hijo.
   
Jesucristo afirma: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” Juan 10; 10-b.  Que debemos hacer entonces?
   
4:- ES NECESARIO QUE CRISTO NAZCA EN EL CORAZON DE LA FAMILIA. Solo Jesús produce unidad en la familia. Cristo invita: He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él “Apocalipsis 3:20
   
“Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo, tú y tu casa” Hechos 16:31.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords