19 Noviembre 2017 6:53 AM

PortadaOpiniónColumnas

Libertinaje peligra cultura del noviazgo y formación de parejas

Pascual Ramos

Pascual Ramos

Pascual Ramos | ACTUALIZADO 11.01.2017 - 9:37 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La poesía convertida en canción, por el intérprete que aún sigue haciendo vibrar las cuerdas de la guitarra, con la que protagonizaba serenatas, donde los corazones enamorados, ponían al descubierto, los hermosos, estéticos y bellos sentimientos de amor. La vida en singular y plural, pero sin tener que recurrir al desenfreno pecaminoso de los deseos materiales/carnales, que corrompen y destruyen; sana convivencia de hogar.
   
El romántico desahogo de las intimidades de pasión, mediante el canto y escribir una carta de amor, en conquista seria de solicitud de noviazgo; distinguió, por ejemplo, las décadas de los sesenta, setenta y ochenta. Fue la época en donde más uniones matrimoniales se produjeron; lo que aseguró, la formación de hogares constituidos, bajo los principios religiosos del respeto mutuo entre las parejas.
   
Ese era el tiempo, donde las jóvenes cuidaban de exhibir partes de su cuerpo, que en la actualidad pueden estar al descubierto sin problemas; por lo que eso de relaciones sexuales a temprana edad, son uno de los alegatos, disque para irse conociendo y si las cosas marchan bien, entonces se podría tomar la decisión de comprometerse, para la formación familiar.
  
 El hoy, representa un verdadero libertinaje de pasiones desenfrenadas; y todo depende, en la mayoría de los casos, del dinero. Por lo que muy bien encaja lo de la sentencia sabichosa popular de que: “El amor y el interés se fueron al campo un día, pero más pudo el interés que el amor que le tenía”.
   
La unión entre parejas en la sociedad actuar, depende de factores económicos, que al no ser satisfechos; degeneran en separaciones y divorcios; aumentándose el fenómeno de la desintegración familiar, quedando a la expensa de los delincuentes, los hijos, que, en definitiva, son los más afectados por la separación de sus progenitores.
   
El noviazgo para la formación integral de parejas, es un asunto de cultura religiosa familiar, que corre el riesgo de desaparecer; por lo que es importante reorientar el tema, tomando de referencia la siguiente reflexión de Eduardo Hurgues Galeano: “Estamos en plena cultura del envase. El contrato de matrimonio importa más que el amor, el funeral más que el muerto, la ropa más que el cuerpo, y la misa más que Dios. La cultura del envase desprecia los contenidos”.                 
   
La certera argumentación del escritor y periodista uruguayo, puede que sea una de las más sabias explicaciones al respecto; que, en los actuales momentos, necesita la sociedad, para su reorganización civilizada de respeto a los derechos y deberes, individuales y colectivos; como manera de viabilizar entendimiento, para poder convivir en armonía, consigo mismo y con los demás.
  
 El tomar conciencia de lo que está sucediendo, requiere el retomar las buenas costumbres, que han llenado de gloria la historia de la humanidad y que se han ido perdiendo; ya que se prefiere lo instantáneo y rápido. Es la cultura del ahora, rechazando el valor de la perseverancia, porque eso de forjando el futuro; es cosa del pasado. Concepción errónea, que puede considerarse como torpeza humana, que estrangula su propia existencia, sustentada en: nacer, crecer y multiplicarse.
   
Eso de libertad y libertinaje, establece, conforme las enseñanzas de “ética humana”, la diferencia “entre el bien y el mal”; ya que lo segundo, representa el exceso y abuso, en cuanto al estado de las acciones en el que poco importan “la moral y las buenas costumbres”; categorizándose esto, como el “desenfreno en las acciones de individuos”, conocidos con el nombre de desajustados sociales.
  
 La comunicación alerta, sobre el peligro que amenaza con hacer desaparecer, la cultura del noviazgo para la formación de parejas respetables, abogando por integridad familiar, en la sociedad del conocimiento o de la información; donde la transculturación, hace realidad lo de la pequeña aldea global, dándole la razón a Kenichi Ohmae, autor del libro científico: “El Próximo Escenario Global”.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords