19 Enero 2017 3:11 PM

PortadaOpiniónColumnas

El caso Odebrecht entre impunidad y chivos expiatorios

Kelvin Peralta Madera

Kelvin Peralta Madera

Kelvin Peralta Madera | ACTUALIZADO 11.01.2017 - 5:24 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Nueva vez se ha puesto en la mesa el caso Odebrecht y la prensa se hizo eco de la noticia. Este caso de Grandes Ligas se ha estado manejando a la altura de todo escándalo de Estado, sobre todo entre nosotros donde la cultura de la impunidad está arraigada y el sometimiento de los imputados por hechos de corrupción contra el erario público no es muy frecuente.
   
Es evidente que las presiones internacionales persisten y que la Procuraduría General de la República tiene una tarea bien difícil, sobre todo en un caso donde el culpable ya confesó y ha dicho que sobornó para conseguir su cometido; un caso en el que el monto del soborno está definido tal y como lo reseñan los medios de comunicación, por lo que,  suponemos por demás que también existe la posibilidad de que como es tan organizada la empresa corruptora tangan también una lista de los beneficiados de dicho soborno y que la misma ya esté en manos de los investigadores. Independientemente de que así sea, dada la naturaleza del caso y de sus probables implicados o culpables dentro de los que es posible que existan honorables e investidos con altos rangos de Estado, no es para menos que el caso sea manejado con la mayor discreción, con hermetismo o que previamente se haya ya elaborado un guión con las pautas correspondientes  y que también como toda conspiración o escándalo de Gobierno existan dos o tres cuerdas flojas o chivos expiatorios a los que hay que condenar, porque el pueblo quiere respuestas y en algún momento hay que dárselas.
  
El caso del soborno de Odebrecht es sin precedentes en nuestra historia, de eso estamos seguros; las expectativas de que se haga justicia crecen para muchos, sobre todo ahora en que se desarrolla la investigación y como tal en su marcha pudieran surgir nombres de personajes sonoros que deban ser revelados. ¿Realmente se llegará a ese punto?
   
Mi incredulidad, al igual que probablemente la de usted que lee este artículo es justificada ya que es costumbre que en los medios de comunicación se vean los sometidos a la justicia por robos de chinolas, pollos, plátanos e incluso salami; sin embargo, cree usted que estos beneficiarios del soborno de Odebrecht ¿correrán la misma suerte?

Ojalá y que realmente las investigaciones que encabeza el Procurador General de la República para el caso Odebrecht se estén llevando con la responsabilidad y la firmeza requerida y que al final, si existen las pruebas, que se hagan los sometimientos y procesamientos de lugar ante la justicia. Los casos de delito por soborno son muy difíciles de probar, pero en este en particular, parece ser que Odebrecht se encargó de dejar todo documentado.  



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




Anuncio Adwords