21 Septiembre 2019 1:30 AM

PortadaOpiniónColumnas

La comunión con el señor

Vilma de Rojas

Vilma de Rojas

Vilma de Rojas | ACTUALIZADO 02.09.2014 - 9:32 am

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

1 Corintios 1:9 “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.”

Las Escrituras registran de múltiples maneras el deseo de Dios de entablar una relación estrecha con el hombre.

Cuando Adán y Eva pecaron de inmediato perdieron no solo la inocencia sino la gloria con que fueron adornados, y el sentimiento de culpa se apoderó de ellos.

En Génesis 3:8-10  dice que se escondieron = pérdida del deseo de la comunión con Dios.

El pecado de desobediencia rompió la comunión con Dios que antes disfrutaban; Y apareció: La culpa, el temor y la vergüenza.

Vemos en Génesis 3:10-13  “Dando paso a una creciente autodefensa”.

El pecado nos roba la comunión con Dios, andamos como Adan y Eva, escondidos entre los árboles (personas, problemas, nuestros asuntos), aturdiéndonos con la música, actividades, tecnología, eludiendo tener comunión con Dios.
 
Desde el principio la Biblia registra personas que caminaron con Dios, es decir que anduvieron en comunión con Dios.  Tal es el caso de:
Enoc en Génesis 5:24    “Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.”

Noé en  Génesis 6:“Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé.”

Podemos tener comunión con Dios aún en medio de los trajines de la vida, en medio de la cotidianidad.

¡¡No te desconectes!! No Dejemos que cualquier cosa rompa la comunión con El.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.