16 Septiembre 2019 2:36 AM

PortadaOpiniónColumnas

Honrar formación profesional en funciones laborales

Pascual Ramos

Pascual Ramos

Pascual Ramos | ACTUALIZADO 11.09.2019 - 7:49 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

La afirmación de que los estudiantes son el principal activo de la universidad, tiene su razón lógica de ser; debido a que son ellos, las personas preferidas por los actores de la orientación vocacional, basada en los principios éticos y morales de los conocimientos científicos, que deberán adquirir en el proceso de la formación profesional, para competir con calidad, eficiencia y eficacia en la sociedad global, en conformidad con su área disciplinar e interdisciplinar laboral.
    
Se entiende, que el tema es la cuestión académica más delicada y complicada en el nivel superior; ya  que juega un papel preponderante en el desarrollo personal, familiar y social; por lo que cualquier decisión que se tome al respecto, debe estar abalada por el desempeño docente intelectual, con titulaciones de calidad profesional nacional e internacional; bajo la estricta supervisión de la institución, con  poder de acreditación de grado y de postgrado; con experimentados evaluadores, que en el mejor de los casos, serían doctores Ph.D, o con sus respectivos máster de altos estudios.
    
El estudiante, al ingresar a la universidad, debe de estar  debidamente bien informado respecto a las complejidades formativas e intelectuales, a las que se deberás enfrentar en el selectivo escenario de los conocimientos científicos del nivel superior. Entender, que es un asunto que hay que tomar muy en serio. Implica la formación profesional y esto no es un juego de niños.
   
La sociedad está demandando de egresados universitarios, capases de prevenir y resolver problemas, no importa en la circunstancia que sea; procurando el bien común, poniendo en alto, la ética de su carrera, en el ejercicio de sus funciones laborales, más allá de apetencias personales mediáticas, que corrompen y destruyen buenas costumbres y tradiciones culturales del entorno social y familiar; base moral de la existencia humana, por un mundo de convivencia fraterna y solidaria.  
        
Se tiene el conocimiento, por mencionar un ejemplo de tantos, de que por prácticas anti ética del ejercicio del derecho,  hay quienes de manera inocentes guardan prisión, lo que representa algo que demerita el ejercicio profesional, de tan bonita carrera; si esta se practicará, bajo los requerimientos disciplinarios del humanismo cristiano, en donde lo que cuenta es la persona, ayudando a fortalecer de manera digna, sus acciones conductuales y de comportamientos.
    
Lo deprimente de todo esto es, que las instituciones reguladoras encargadas de aplicar normativas al respecto, están siendo vulnerables; manejadas por personas altamente influenciadas, por lineamientos de dirigentes de grupos de partidos políticos en el poder; manteniendo su hegemonía en la empleomanía estatal, producto de sobornos y de la llamada compra de conciencia en tiempo de campaña, triunfando la acción de los acuerdos de aposentos, lo que fermenta el divisionismo y el enriquecimiento ilícito.
   
El hecho de que un egresado universitario incurra en indelicadezas que riñen contra la ley y el orden; representa el dato que sugiere buscar soluciones adecuadas y contundentes, con el propósito de que la formación del nivel superior, implique la apropiación de conocimientos prácticos y teóricos, sobre capacidades éticas, morales e intelectuales, con el objetivo de que el graduado, pueda mantenerse firme, ante cualquier provocación o propuesta, que demerite el ejercicio sano y pulcro de la profesión; que le ha tocado gerencial en el escenario laboral.
  
El saber honrar la formación profesional como vocación de servicio en las funciones laborales, es lo que siempre se espera, de quienes han tenido el privilegio de titularse de una carrera en el nivel superior; por lo que hay que ser ejemplo de integridad, exhibiendo aquellos valores éticos académicos, aprendidos en el aula/laboratorio de la universidad.  



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.