20 Septiembre 2019 11:59 AM

PortadaOpiniónColumnas

¿Con cuál personaje se identifica usted?

Luis García Dubus | ACTUALIZADO 16.08.2019 - 2:52 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Según el evangelio de San Lucas 10, 25-37

¿Y quién es mi prójimo? Preguntó un licenciado en forma retadora.

Si Jesús hubiera sido dominicano, seguramente habría nacido en un pueblito a escondido en medio de nuestra geografía y me gustaría contar el relato de hoy como supongo que El lo habría hecho. He aquí la respuesta.
   
Bajaba un hombre de Jarabacoa, a La Vega y tropezó con unos asaltantes que lo desnudaron, lo hirieron y se fueron dejándolo medio muerto.  Coincidió que bajaba por aquel camino un sacerdote y al verlo, pasó de largo. Lo mismo un clérigo, quien al verlo, dio un rodeo y pasó de largo.  Un extranjero mal visto, que no era cristiano iba de camino, lo vio se compadeció.  Le echó agua y mercurio en las heridas y se las vendó.  Después, montándolo en su caballo, lo llevó a un hotelito en La Vega y lo cuidó.
   
Al día siguiente le dio mil pesos al dueño del hotelito y le encargó: “Cuida de él, y lo que gastes de más te lo pagaré a la vuelta…”
   
Luego de este relato, preguntó al señor Licenciado que lo había retado: “¿Quién de los tres le parece que se portó como prójimo del que cayó en medio de los asaltantes?”

Contestó: “El que lo trató con misericordia”

Y Jesús le dijo: “Ve y haz tú lo mismo”


Ahora yo le pregunto. En este relato hay muchos personajes: el hombre casi muerto, los asaltantes, el extranjero mal visto, el sacerdote, el clérigo, el dueño del hotelito… ¿con cuál de todos estos personajes se identifica usted?  Piénselo un momento a ver si descubre a sí mismo en alguno.

¿Ya lo pensó…?

Le voy a dar la respuesta, a ver si ya usted la había encontrado.
   

Usted es el herido, maltratado por ideas mundanas, confundido sobre dónde y cómo se encuentra la felicidad, bombardeado por propagandas que tratan de convencerlo con ideas contrarias a la Verdad como son las riquezas, los placeres, el orgullo, el darse importancia, de ser reconocidos como poderosos, de recibir alabanzas, etc., etc., etc. y póngale por favor tres etcéteras más.  Usted sabe igual que yo que lo que este mundo grita sobre la felicidad nos confunde, nos maltrata y nos frustra.
   
¿Quién es en este relato el mismo Señor Jesús?  Él es quien tiene misericordia de nosotros, y con todo amor nos salva y nos trata con una ternura infinita, comprendiéndonos, perdonándonos y haciéndose cargo de nosotros pagando lo que sea necesario para que seamos curados. Gracias a Él, podemos ser sanos y sencillos para depender en todo de Él confiadamente.
  
 Por eso dice Santa Teresa de Lisieux: “La vida del alma está en el abandono, no en la conquista”
   
Usted no tiene que lograr hacer algo. Sólo tiene que dejarse amar y abandonarse en los brazos amorosos de Dios.

¿Se atreve…?

“Nuestra serenidad será comprada al precio del abandono”   San Francisco de Sales




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.