18 Agosto 2019 9:17 AM

PortadaOpiniónColumnas

Proceso de fortalecimiento institucional

Moisés Estévez

Moisés Estévez

Moisés Estévez | ACTUALIZADO 13.08.2019 - 6:21 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El fortalecimiento institucional es el resultado de una serie de acciones que implícita o explícitamente pretenden encontrar la mayor coherencia posible entre los tres planos que tiene toda institución: el Proyecto (la apuesta política, la misión), la Organización (relaciones, jerarquías, toma de decisiones) y los Recursos (humanos, materiales y financieros).

En ciertas organizaciones, el fortalecimiento institucional puede lograrse por varios caminos. Uno podría ser, cuando una organización solicita la intervención de un equipo externo para propiciar espacios de análisis y reflexión. En estos casos, la aproximación es necesariamente global, ya que aborda los tres planos de la institución.
   
Una intervención externa, entiéndase acompañamiento, seguimiento, asesoría o evaluación institucional, pasa, generalmente, por tres fases:
  
Primera Fase: De negociación. Se inicia desde el primer contacto entre los portavoces de la organización que solicita el apoyo y la persona externa que realizará la intervención. En esta fase se efectúan todas las entrevistas necesarias para establecer con claridad los Términos de Referencia de la intervención, es decir, las expectativas, la delimitación de objetivos, metodología, programa de trabajo, calendario, productos esperados (informes, documentos), responsabilidades. Esta fase concluye cuando los elementos citados están claros y explícitos para todos.

Segunda Fase: Implementación: realización de entrevistas en asamblea general, grupales, por área, individuales. Puede ser recomendable efectuar entrevistas con otros actores que inciden directa o indirectamente en la organización.

Tercera Fase: Síntesis y Seguimiento. Es condensar y devolver al grupo los contenidos más relevantes surgidos durante la intervención (documentos). Se identifican también otro tipo de necesidades de capacitación, asesoría y apoyo y se hacen las recomendaciones pertinentes.

Desde luego, cada caso es particular, y frecuentemente van surgiendo modificaciones en el camino. Estos cambios pueden tener que ver con el programa, pero también con los contenidos y tiempos asignados. Es importante la flexibilidad en todo momento a fin de no perder la escucha del proceso por tratar de dar cumplimiento al programa predefinido.
   
La metodología de trabajo se construye con el propio grupo. Generalmente consiste en entrevistas y en trabajo grupal sobre los principales temas de preocupación de la institución. El equipo externo juega aquí un papel importante; uno de sus aportes metodológicos es organizar los contenidos en relación a los tres planos de la institución, a fin de hacer una lectura global de los procesos. La habilidad está en contrastar sistemáticamente los tres planos, a fin de ubicar las tensiones e incongruencias, así como las correspondencias entre ellos. Al analizar estos contrastes se hacen evidentes las necesidades de cambio en la institución.
   
Otro aspecto metodológico, es intentar impedir que el grupo se vea como un fin en sí mismo, y ayudar a identificar su lugar y contexto en que trabaja. Resulta útil que construya su "mapa de relaciones", es decir, que identifique a otros grupos similares, que priorice interlocutores y que encuentre posibilidades de alianza a fin de orientar mejor su política de relaciones (participación en instancias de coordinación).
   
Por otra parte, la constante referencia a los objetivos a alcanzar, los tiempos asignados, el lugar de trabajo, entre otros, es parte de la metodología de trabajo, ya que ayuda permanentemente a delimitar alcances y limitaciones reales del trabajo en la intervención. De igual manera es útil el registro permanente de los contenidos tanto por parte del equipo externo como de alguien del grupo.

Otra tarea es sintetizar el conjunto de "acuerdos" que se toman sobre la marcha, así como las problemáticas o temáticas que van dejándose pendientes. La idea es traducir en acciones concretas, susceptibles de seguimiento, la serie de reflexiones que surgen durante la experiencia.




0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.