18 Agosto 2019 9:12 AM

PortadaOpiniónColumnas

Hogar Crea y la batalla contra la marihuana

Hna. Verónica De Sousa

Hna. Verónica De Sousa

Hna. Verónica De Sousa | ACTUALIZADO 12.08.2019 - 5:58 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

En los últimos años, el debate está en la calle: ¿legalizar o no el Cannabis? Con ese nombre muchos no se preocuparían. Ahora, si en vez de llamar a la planta “Cannabis” le decimos “Marihuana”, ¿qué pasaría?
   
El Cannabis proviene del lejano Oriente y fue introducida a Europa con las invasiones de los pueblos musulmanes. Y se dice que el mismísimo Cristóbal Colón la trajo a América. En la antigüedad, su uso pasaba por lo medicinal y lo utilitario. Pero las dos primeras cualidades servían para justificar su razón verdadera: su potencial alucinógeno, euforizante y adictivo, que algunos llaman “recreativo”.
   
Y sí, objetivamente, la planta tiene un valor terapéutico. Pero ponerla indiscriminadamente al alcance de todos es, como mínimo, irresponsable.
   
El Hogar Crea Dominicano se ha tomado muy en serio alertar a la sociedad de esta situación. Sus muchachos han salido a las calles, bajo las inclemencias de este calor, siempre con una sonrisa y un trato amable, a ofrecer a los transeúntes brochures y folletos informativos sobre prevención, tratamiento y asistencia de las adicciones, y con una consigna bien precisa: “No a la legalización de la marihuana”.
   
Y es que, si con tantas leyes tenemos tantos ilícitos, ¿qué será darle vía libre a algo que ofrece más riesgos que beneficios? A todos nos preocupa la corrupción. ¿Acaso no se repetirá el mismo esquema con la legalización de una planta que puede ser, incluso, letal? Los muchachos del Hogar Crea Dominicano lo saben bien porque, diariamente, les toca levantarse a luchar contra el flagelo y el estigma de la adicción. Son jóvenes valientes que decidieron, un día, ponerse de pie, y que hoy dan la cara para que no haya ni uno más sometido a la esclavitud de las drogas.
   
Del cannabis derivan múltiples preparados, todos con potencialidad adictiva. Esta planta tiene alrededor de sesenta componentes, entre ellos está el THC (tetrahidrocannabinol), el más conocido y con mayor psicoactividad. Todas las partes de la planta contienen en mayor o menor proporción THC.
  
La marihuana es, en realidad, su preparado más común, que incluye hojas secas y flores. El hachís es el preparado de la resina de la planta. Si esa resina se disuelve en aceite, entonces, tenemos el famoso aceite de cannabis.
   
El abuso de THC es nefasto. Sus complicaciones afectan la salud física y mental. Entre ellas, tenemos la psicosis tóxica aguda, caracterizada por ansiedad, delirios paranoides o de persecución, pánico e ideas de suicidio. Desorientación en el tiempo y en el espacio. Apatía, frustración, pérdida de eficacia al desarrollar trabajos, falta de concentración, problemas relacionales. En lo físico, afectaciones al sistema respiratorio, taquicardia y alteraciones de la presión arterial, irritación conjuntiva. Con el uso abusivo y prolongado, tumores en los órganos sexuales. El consumo durante el embarazo hace que se produzca disminución en el peso del recién nacido y posibilidad de malformaciones del bebé.

¿Queremos esto para nuestro país, para nuestra gente? El Hogar Crea Dominicano lo tiene claro. Y yo también.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.