18 Agosto 2019 9:08 AM

PortadaOpiniónColumnas

Espera confiadamente, ten paz

Maricela Ortiz

Maricela Ortiz

Maricela Ortiz | ACTUALIZADO 12.08.2019 - 5:57 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Si has creído en Cristo y ha puesto tu confianza en Él no te muevas ni te apartes, sigues creyendo. No importa lo que este observando, sintiendo o percibiendo, la fe no se trata de sentir, se trata de la sustancia en Quien se ha creído, Jesucristo. “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Hebreos 11:1

Necesitamos vivir sabiendo que Dios tiene el cuidado de nosotros, entender que no estamos solos, pues Él prometió estar con nosotros todos los días hasta el fin. Estamos viviendo tiempos peligrosos y muy difíciles, por tanto, vivamos apercibidos de saber que Aquel que comenzó la buena obra en nosotros la perfeccionará, y además, cumplirá su propósito eterno.
   
“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti. Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida. No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré.” Isaías 43:1-5

Guarda tu corazón, guarda tu fe en Cristo, no desmaye, confía y sigue creyendo, nada busque fuera de Él, espera en Dios. Apégate a la Palabra, léela y aguarda en el Señor, no permitas que nadie distorsione lo que Cristo ha depositado en ti. Piensa que eres hijo de Dios, además, Él sabe por lo que estás pasando, no te muevas de tu posición de hijo. “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.” Isaías 49:15
   
Tenemos a Cristo morando en nosotros, por tanto, no permitas que la confusión invada tu mente, y le des oportunidad a la incredulidad, y ella venga y te desvíe de la verdad.  El Señor vendrá por su iglesia, lo que estamos viviendo es solo el preámbulo de su venida. En este sentido, permanezcamos fieles en su propósito y no desmayemos. “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” Hebreos 12:2
   
“Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo.” 1 Tesalonicenses 2:19-20
   
“Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él. Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.” 1 Tesalonicenses 5: 8-11
   
“acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.” 1Tesalonicenses 1:3
   
“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.
   
Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad; porque el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. Palabra fiel es esta, y digna de ser recibida por todos. que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen. Esto manda y enseña.” 1 Timoteo 4:1-11

“Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” 1 Juan 3:3
   
Nuestra esperanza está en Cristo, no abandone tu fe, si realmente Cristo mora en ti, cree y ten esperanza. Guarda tu fe y disfruta Su gracia, que nadie tome tu corona.  “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos.” 1 Pedro 1:3
   
“Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.” 2 Tesalonicenses 2:14-17  


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.