23 Julio 2019 7:03 AM

PortadaOpiniónColumnas

Los testigos son SHA

Luis García Dubus | ACTUALIZADO 14.06.2019 - 6:54 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Según el evangelio de San Lucas 24, 46-53
 
Hay un cuento de un predicador y un chofer de taxi que murieron y llegaron al cielo. San Pedro estaba allí para darle la bienvenida y entregarles su premio celestial. Primero llevó al chofer de taxi a una lujosa mansión absolutamente equipada con todo lo que usted se pueda imaginar. El chofer estaba asombrado y daba las gracias sin parar a san Pedro. 

Entonces Pedro llevó al predicador a una casucha destartalada donde había una vieja televisión en blanco y negro, un catre y una pequeña mesa de pino. “Espérate”, dijo el predicador, “yo creo que tú te has confundido. ¿No debía de haber sido yo quien recibiera de premio la mansión? Después de todo yo era un predicador iba a la iglesia todos los días, y anunciaba la Palabra de Dios...” “Eso es verdad,” dijo Pedro, “pero durante tus sermones la gente se dormía, mientras que cuando este chofer manejaba; lo hacía tan mal, que, todo el mundo iba rezando.”
    
En el evangelio de hoy, aparece el Señor despidiéndose de sus apóstoles y desapareciendo de su vista. Es la Ascensión.  Desde entonces ya sólo hablarán con Él mediante su Espíritu, el Espíritu Santo. Y ÉL les dice que “recibirán una fuerza” de ese Espíritu Santo, “para que sean testigos de Él desde Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo”.
 
LA PREGUNTA DE HOY
 
Nosotros los cristianos,
¿Cómo podríamos ser testigos de Jesucristo frente a nuestros seres queridos? 
   
El Señor dice que con la fuerza de su Espíritu Santo podremos ser testigos.
    
Aquí está la razón por la que tenemos fe usted y yo. Alguna o algunas personas en su vida y en la mía han sido “testigos” de que Jesucristo está entre nosotros actualmente. Me he puesto a pensar en esos testigos, y he descubierto que todos ellos han sido personas SHA, es decir, personas Sencillas, Humildes, y Amables.
    
Algunos me han hablado de Jesucristo, otros no.  He descubierto a Jesucristo por lo que hacen, no en lo que predican.  En lo que viven, y no en lo que dicen. Y también en la forma en que lo viven: con sencillez, humildad y amabilidad. 
    
El Señor dijo: “Aprendan de mí, que soy sencillo y humilde de corazón”. Y San Pablo declara “Sean humildes y amables.” Aquí está: Sencillo, Humilde, y  Amable. Los testigos serán unos SHA. Y producirán “preguntas irresistibles”.
    
Jesús desea liberar a todo el mundo del sufrimiento y de la tristeza, y Él desea usarnos a usted y a mí para lograrlo. Pidámosle que, antes de convertirnos en predicadores mejor nos convierta en personas Sencillas, Humildes, y  Amables   
--
 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.