23 Julio 2019 7:58 AM

PortadaOpiniónColumnas

Los Bolos y Coludos o el tiempo de Concho Primo?

Vinicio Guzmán Luciano

Vinicio Guzmán Luciano

Vinicio Guzmán Luciano | ACTUALIZADO 13.06.2019 - 6:54 pm

1 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Las dos expresiones tienen relación y referencia a la inestabilidad política, la anarquía, malversación de fondos, revoluciones, deudas impagables, papel moneda sin valor, sociedad en desbandada, problemas económicos.
    
Los que siguen la historia y períodos socipolíticos, podrán darse cuenta de que esta época se remonta a los momentos después de la Restauración de la República, los inicios del siglo XX y hasta la Ocupación Norteamericana del 1916. Como es sabido, los tiempos de que se hicieron presente, se maximizaron con los desórdenes de Buenaventura Báez y Ulises Heureaux, quienes dejaron deudas que comprometieron la soberanía nacional, lo que quiere decir, que se luchó en 1861 hasta 1865 para restaurar la soberanía y el espíriitu de Concho Primo, destruyó tan noble motivación.  Luego ese conchoprimismo, se consolidó al inicio del siglo XX.  Este siglo empezó con el triste espectáculo de dos hombres que transitaron el camino del desorden y anarquía social, política y económica que ya se venía produciendo.  La muerte de Lilís precisamente se dio porque ese desorden llegó a su climax cuando ya finalizaba el siglo XIX.
    
Esto viene a comentario cuando pensábamos que ya era época pasada, pues el liderazgo, la política y el orden social, está dependiendo de dos personeros que mantienen en tensa condición a los dominicanos y dominicanas.  El Concho Primo y Bolos y Coludos ha vuelto a la palestra y resurgen con mucha fuerza y especialización. Están a la vuelta de cada esquina y regado en la calle.  El país paralizado, no hay atención a las necesidades prioritarias, ya que se está embelezado y privado a toda acción.
   
El país se paraliza, la delincuencia a la orden del día y activa, el turismo en peligro, altas cortes en baja, Junta Central Electoral comprometida y con decisiones monstuosas, comerciantes con precios como les da la gana. Un sinnúmero de cosas.
    
Lo de Concho Primo y Bolos y Coludos, no ha pasado, pues se hace presente cuando no se quiere deponer intereses personales y de autoservicio usando la patria y los estamentos que la rigen. No lograremos más y lo poco que hemos conseguido se irá diluyendo, si es que no se atiende a lo que perdemos. Estos líderes que pudieron ser respetados alguna vez, hoy, lo que hacen y consideran, es suficiente para que el pueblo le pierda el respeto, y se entienda que ya la política no tiene ningún significado ni razón de ser y se pierda también el motivo por la misma.
    
No se puede dejar que se corra el telón sin ir definiendo las cosas que tenemos que definir, y el caso de la política, la economía, el orden social, no es cosa de un presidente, mucho menos de políticos de poca valía como son la mayoría de diputados, senadores y alcaldes que se perpetúan en los cargos para hacer y seguir haciendo nada. Es cosa de todos y todas, no permitamos que obstruyan nuestro libre pensamiento y decisión de participar.
   
Vivimos ante un pueblo muy paciente y que tarda en rebelarse, tolerando todo tipo de atropello y de inasistencia gubernamental, yéndose a la cama con todas las limitaciones y los maltratos que se presentan durante el día para su mal y su destino final: el atraso, subdesarrollo e indigencia ciudadana.
--
"Todo lo puedo en Cristo que me fortalece"  Filipenses 4:13



1 comentario(s)


  • 1

    Pedro Mendoza

    15.06.2019 - 6:59 am

    Me temo que el caro amigo,Vinicio Guzmán, en este articulo viola, tal vez sin darse cuenta, esté violando eso que en lingüística llaman "máxima de calidad", pues no es sincero ni claro cuando relaciona y compara la crisis interna que vive hoy el PLD con la situación política que vivió antes el país cuando se disputaban las preferencias electorales el partido de Horacio Vásquez, simbolizado por un gallo coludo (los coludos o rabuses) y los partidarios de Jimenez, simbolizados por un gallo bolo (un gallo sin cola). Los "bolos" y "coludos" o jimenistas y horacistas, represetaban partidos opuestos, en tanto que en el PLD se da el caso de lucha política entre su dos lideres principales.


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.