17 Agosto 2019 5:26 PM

PortadaOpiniónColumnas

Perspectiva de género, machismo y ordenanza del MINERD

José Tavárez Henríquez | ACTUALIZADO 10.06.2019 - 6:39 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Basta con echar una mirada a la historia de la humanidad para constatar que durante miles de años la mujer ha sido relegada, invisibilizada, discriminada y relegada a roles subalternos, e incluso considerada como un ser inferior al hombre.
   
En ese apocamiento de la mujer ha jugado un papel preponderante la ideología machista que construyó una perspectiva en la cual se niega sistemáticamente que las mujeres tengan los mismos derechos que el hombre.
   
En esta sociedad, vista a través del cristal masculino, se han creado normas, valores e incluso un lenguaje, que a pesar de los innegables avances de la mujer, todavía pretende mantenerlas en una subordinación irracional, superada por los hechos que evidencian las capacidades en las que ellas igualan o superan a los masculinos.
   
La perspectiva de género, etiquetada por el conservadurismo religioso como "ideología de género", para esquivar una discusión más profunda, sólo pretende que a la mujer se le trate con equidad y se le reconozcan los mismos derechos y prerrogativas que al hombre.
  
Esas reivindicaciones, que a muchos nos parecen naturales, no son bien vistas por unos religiosos que siguen tratando a la mujer como un ser de segunda categoría, que ni siquiera puede accesar al sacerdocio. Tampoco cae bien a unos puristas de la lengua, para quienes el idioma dejó de ser un organismo vivo que nace, se desarrolla y muere. Para estos dinosaurios del idioma está mal decir "presidenta", o usar dobletes porque antes no se usaban, pero en realidad les molesta que se visibilice a la mujer a través del lenguaje o de las prácticas tradicionalmente reservadas al varón.
   
Lo más triste de todo es que el problema no se limita a una cuestión semántica, esta ideología que postula la supremacía del hombre sobre la mujer es la responsable, en primera instancia, de los feminicidios que cada año dejan centenares de víctimas en países como el nuestro, de los embarazos adolescentes y de muchas muertes materno infantiles.
   
La Ordenanza sobre la inclusión de la perspectiva de género en el Sistema Educativo Nacional, del Ministro de Educación, Peña Mirabal, se justifica, no sólo por estar consignada en la Constitución y las leyes dominicanas, sino porque conviene que niños y niñas tomen conciencia de que somos iguales en dignidad y derechos; que somos libres para decidir con quién queremos estar, sin que ello constituya un riesgo para la propia vida, y que aceptemos convivir en el respeto a la diversidad.
   
La escuela, junto a los hogares, constituyen los escenarios más idóneos para hacernos ciudanos y ciudadanas conscientes y responsables.!Adelante señor Ministro de Educación, usted ha asumido la perspectiva correcta, la que postula equidad en el trato entre las personas, sin importar si son niños o son niñas!



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.