20 Septiembre 2019 5:01 PM

PortadaOpiniónColumnas

¿Qué tienes en tus manos? ¿Sabes que Dios puede multiplicarlo?

Maricela Ortiz

Maricela Ortiz

Maricela Ortiz | ACTUALIZADO 20.05.2019 - 7:06 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

En el texto “Alimentación de los cinco mil”, hay una enseñanza substancial impresionante, donde el Señor muestra su naturaleza, la cual quiere que entendamos. Dios es Todopoderoso, Omnipotente, glorioso; lleno de amor, misericordia y compasión, lo que es parte de Su naturaleza, es decir su esencia. Leamos a Mateo 14:15-21
   
“Cuando anochecía, se acercaron a él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer.” V. 15

La falta de fe y confianza en el Señor, no nos permiten ver Su gloria: “Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer. Y ellos dijeron: No tenemos aquí sino cinco panes y dos peces.” VV. 16-17

Jesús estaba provocando en sus discípulos que reconocieran Su naturaleza y esencia de quién Él es, a la vez, que se vieran movidos a actuar por fe y misericordia. Jesús sabía que ellos no tenían alimentos suficientes para suplir a tantas personas, sin embargo, los estabas desafiando a creer en su Deidad, de que vieran su naturaleza divina y confiaran.    
   
No obstante, habiendo presenciado este milagro, los discípulos continuaban siendo incrédulos, y el Señor en otra ocasión los reprendió diciéndoles: “¿No entendéis aún, ni os acordáis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuántas cestas recogisteis? ¿Ni de los siete panes entre cuatro mil, y cuántas canastas recogisteis?” Mateo 16: 9-10
Nunca se nos olvide que tenemos un Dios Todopoderoso, y que ninguna cosa hay imposible para nuestro Dios. Estamos completos en Cristo, es la razón por la que, nuestros ojos deben estar puestos en Él. No se afanes mirando las circunstancias, porque todo está bajo Su control.
  
 Esta porción de Mateo 14:13-21 nos muestra el corazón apacible de nuestro Señor; y podemos ver cuando los discípulos les dicen: No tenemos sino cinco panes y dos peces; el Señor responde con tanta paciencia y sin reprensión, leamos: “Él les dijo: Traédmelos acá.” V. 18

Yo te pregunto: ¿Qué es lo poco que tienes en tus manos? Hoy el Señor te dice: Traédmelo acá. En Cristo podemos hacer proezas, podemos orar y confiar en el Señor, Él se agrada cuando ve corazones que confían y creen en su poder y su gloria. Todo está en la confianza que tengamos en nuestro Padre.                                                                                                    
   
Quizás estés repitiendo como los     discípulos “No tengo” y ve lo poco que tienes sin considerar que en Cristo todo lo tenemos, en Él estamos completos, y dice su Palabra que no nos hace falta nada. Solo hay que creer, y poner nuestra confianza en Él y llenarnos de fe y esperanza. Recuerda que sin fe es imposible agradar a Dios.
   
Eso poco que tienes en tus manos, hoy el Señor te dice: Traédmelo acá.  Yo no sé lo que estés viviendo, quizás tengas deudas, situaciones en tu matrimonio, con tus hijos, en el trabajo, con tu familia, amigos, problemas financieros, de salud, no sé; pero sea lo que esté enfrentando, y creas que no es suficiente para revivirlo, mi consejo es: Preséntaselo al Señor. Él tiene la solución a nuestros problemas, cuando viene una prueba, anexo trae la salida y solución de la misma. Todo lo que estés viviendo es solo para hacerte crecer y puedas recibir tu herencia.
   
“Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria.” 2 Corintios 4:17
   
“Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud.” V. 19
   
¿Qué necesitas que Dios te multipliques? Levanta tus ojos al cielo, recuerda que tu socorro viene de Jehová, que Cristo está en nosotros y esta es la esperanza que tenemos, que, si pedimos algo confiados, Él sabrá dar lo que conviene a sus hijos. Por tanto, confía en Él. El Salmo 23 nos habla de esta confianza. Hoy el Señor te manda a recostarte, y a espera en Él. Ten paz. Dios es fiel, Él te concederá las peticiones de tu corazón, solo cree y confía.
   
Finalmente, termina diciendo el texto bíblico: “Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas. Y los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños.” VV. 20-21
   
Nuestro Dios es fiel. Atrévete a creer en tu situación, en tu enfermedad, en tu circunstancia, en eso que te está agobiando. Atrévete a creer que Él lo hará más abundantemente de lo que estas pidiendo. Nuestra fe es creer que ya Él lo hizo, cree que esta hecho, y que habrá una multiplicación en eso poco que tienes, créelo. Solo ten confianza en aquel que ya lo hizo. Fe es saber que ya Él lo hizo.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.