21 Septiembre 2019 1:20 AM

PortadaOpiniónColumnas

Porque Duarte no podía regresar después de la Restauración

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez

Julio M. Rodríguez | ACTUALIZADO 17.05.2019 - 6:30 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

JUAN PABLO DUARTE. SU VIDA Y SU OBRA (LXXXXI)  
                                                                  
Con frecuencia se nos hace  la pregunta de porque Duarte no regresó al país después de restaurada la independencia en 1865.
  
La respuesta es que los mismos que lo expulsaron en 1844,   retornaron al poder en Diciembre de 1865, cuando Buenaventura Báez retornó a la Presidencia del país. Báez anexó el país a Estados Unidos en 1869 y ¿como iba Duarte en el país a tolerar algo semejante?.
   
Duarte falleció el 15 de julio de 1876 y hasta diciembre de 1879, los separatistas dominaron la política nacional y Duarte hubiera sido encarcelado o enviado de nuevo al exilio por ellos, igual que en 1844.

El Presidente Ignacio María González le envió una carta fechada  19 de febrero de 1875, pidiéndole que regresara, lo cual le produjo satisfacción.
   
Ignacio María Gonzalez era un seguidor de Baez y era gobernador de Puerto Plata.  El se rebeló contra Baez, no por motivos ideológicos, sino porque Baez le jugó una broma a finales de 1873, el se ofendió y se rebeló contra el, obligándolo  a  renunciar  y marcharse al exilio en enero de 1874.
   
Cierto que González, de inicio dió demostraciones de haber cambiado sus ideas y se convirtió en un Presidente democrático, pero para mediados de 1874, el se había proclamado dictador y cuando escribió su carta a Duarte, ya estaba a punto de caer de la Presidencia.
            
Esa carta de Gonzalez, la guardó Duarte debajo de su almohada, así que le produjo satisfacción., aunque  no la leyera como argumentan algunos, porque el sobre estaba cerrado.    
           
Los sobres en esa época, (y todavía hoy) podían abrirse sin romperlos, levantando cuidadosamente la solapa.. Después de ser abiertos así, se volvían a cerrar, si se  colocaban en un ambiente cálido,  como es el que existe debajo de una almohada. Si Duarte  no  hubiera apreciado esa carta que venía del Presidente de la República, (la haya leído o no), sencillamente echa  el sobre en el basurero y se acabó.  
           
Ahora, de ahí a regresar, con lo deteriorada que estaba ya su salud y la agitada e inestable  situación política existente en el país, había un buen trecho. Basta  decir que Baez regresó a la Presidencia en diciembre de 1876 y gobernó .hasta marzo de 1878.
   
Una segunda carta de invitación a regresar, recibió Duarte de parte de Luperón en diciembre de ese 1875. Luperón, a diferencia de Gonzalez, era un independentista neto y fue uno de los héroes de la guerra de la restauración.
   
Ahora bien, en junio de 1864, Duarte no quería irse de regreso a Venezuela, sin  embargo en esa ocasión, Luperón, que era ya un influyente militar, no hizo el menor esfuerzo para que el permaneciera con los restauradores. De haberlo apoyado Luperón en esa oportunidad, lo mas probable es que  Duarte hubiera permanecido en el país.
   
Ahora, a finales de 1875, Duarte estaba ya postrado en cama, para siquiera pensar en un viaje de regreso.

FOTOGRAFÍA DE DUARTE.-
Para 1873 Duarte contaba 60 años de edad y no había fotografía suya a ninguna edad, pues una foto que se había hecho en Barcelona a los 17 años, había desaparecido.
   
En Caracas  en esos días,  instaló su estudio un fotógrafo reconocido,  de nombre Próspero Rey.  Rosa Duarte, consciente de que de su hermano no había retrato o foto alguna, lo entusiasmó y llevó al estudio del fotógrafo en  Caracas. Duarte fue vestido con la ropa que habitualmente tenían esos fotógrafos en sus estudios y se le tomó la foto.
   
Diez años después, en febrero de  1883, José Prudencio Diez, tío materno de Duarte, trajo una copia grande de ese original para el ayuntamiento de Santo Domingo.
Esta es la foto que se conserva en el Archivo General de la nación. En ella se ve un Duarte demacrado, delgado, con la corbata de lacito torcida. No es una foto que inspira  a los jóvenes ni a nadie a seguirlo, o nos dá una idea del Duarte vigoroso en su juventud, cuando  era panfletero con Serra.

 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.