20 Agosto 2019 8:55 AM

PortadaOpiniónColumnas

Algo sobre el hoyo negro fotografiado entre comillas

Ramón Cáceres Almonte

Ramón Cáceres Almonte

Ramón Cáceres Almonte | ACTUALIZADO 23.04.2019 - 7:09 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

AUNQUE  DESDE 1964 TENEMOS EVIDENCIAS  DE LOS HOYOS NEGROS(Cisne X-1), ahora en 2019 es cuando logramos tomar una foto-no con medios ópticos-de uno de estos fenómenos.
   
Un agujero negro es un lugar, de espacio-tiempo, donde la gravedad generada por una gran concentración de masa en su interior es tan fuerte que nada, ni siquiera los fotones de la luz, pueden escapar de él. Pero esa masa dentro no es tal, es otra cosa que la ciencia no comprende totalmente.        

Se le llama singularidad lo que hay dentro, es decir algo en donde las leyes que conocemos no se aplica, en donde el razonamiento lógico no funciona.
   
Esta fascinante idea de lo que es un Hoyo Negro, fue definida en 1969 por John Wheeler y más luego  por físicos como Stephen Hawking, George Ellis y Roger Penrose.
   
Pero, la primera definición de un agujero negro tenemos que trasladarnos al año 1783. Para entonces ya se sabía la velocidad de la luz, la cual fue descubierta y estudiada en 1676 por Ole Roemer, se conocía  el paralaje de Marte y su distancia lo cual había permitido estimar las distancias de los planetas, esto se logró en 1672-medida calculada en Francia por el astrónomo Jean Ritcher-, aunque ya en 1659 Crhistian Huygen-en Holanda- había estimado la Unidad Astronomía (distancia Tierra –Sol).
   
También recordemos que para 1666-1687 Newton estudia y comprende, y publica la Ley de la Gravitación Universal, fundamentada básicamente en sus observaciones en la naturaleza y los conceptos de Johannes Kepler de 1609 sobre las primeras leyes que se descubren en la naturaleza.
   
Con todos esos conocimientos a manos, un científico llamado John Mitchell elabora el primer concepto de un hoyo negro, al pensar de cómo afectaría una intensa gravedad de una estrella(o sea un sol), a su propia luz, si esa estrella fuera tan masiva que su gravedad superara la velocidad de escape de la luz. Esto fue en 1783 como ya dijimos.
   
Albert Einstein fue la persona que reafirmo después de muchas ideas a favor y en contra, la idea de que realmente ese tipo de fenómeno se puede dar en la naturaleza, y desgraciadamente muere sin que se pudiera detectar uno. Según la teoría de la relatividad general, cualquier masa puede comprimirse lo suficiente para formar un agujero negro. El único requerimiento es que el tamaño físico del área sea menor que el radio de Schwarzschild-1873-1916.  Así, por ejemplo, el sol se convertiría en un agujero negro si su masa se comprimiera en una esfera de 2,5 km de diámetro.
   
Esta expresión de radio de Schwarzschild, la halló un alemán de origen judío,llamado  Karl Schwarzschild en 1916, y constituye parte de una solución exacta para el campo gravitacional formado por una estrella con simetría esférica. La solución de Schwarzschild fue la primera solución exacta encontrada para las ecuaciones de la relatividad general. El radio de Schwarzschild es proporcional a la masa del objeto. El radio de Schwarzschild para la masa del Sol es de 3 km mientras que el radio de Schwarzschild de un objeto de la masa terrestre es de tan solo 8 mm. El agujero negro supermasivo del centro galáctico tiene una masa de unos 4 millones de masas solares y su radio es, aproximadamente, de 12 millones de kilómetros (unos 40 segundos luz).
   
Es decir que si nuestro mundo pudiera comprimirse a 8 milímetros seria un hoyo negro…piense un rato antes de seguir leyendo.

Un agujero negro no depende de qué tipo de materia está hecho. Es una región del espacio-tiempo, de la que ni la luz puede escapar.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.