22 Mayo 2019 6:50 AM

PortadaOpiniónColumnas

Que Salud Pública controle esa laguna de mosquitos

Reynaldo Peguero

Reynaldo Peguero

Reynaldo Peguero | ACTUALIZADO 23.04.2019 - 6:55 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Un foco de crisis urbana y de salud colectiva en la ciudad de Santiago se incuba en la avenida 27 de Febrero casi esquina calle Erick Eckman. En la dirección de esta vía del oeste-este una empresa derrumbó una edificación y dejó de forma irresponsable una laguna artificial de agua estancada. Crearon más de 400 metros cuadrados que agua que hoy está infectada de mosquitos.        

Una incubadora de insectos que en su mayoría son Aedes aegypti transmisores de enfermedades epidémicas tales como Dengue clásico, Dengue hemorrágico, Zika y Chicunguya. Añádase la leptopirosis generada por ingerir agua con orina de ratones infectados.  Comunico formalmente que la eficiente doctora Ángela Ricardo, directora provincial de salud está en el terreno.
   
La empresa constructora no sabe que cada mosquito hembra puede incubar de 200 a 300 huevos en tres días. En 45 días de acuerdo a su promedio de vida, un mosquito genera 1,500 insectos. Dado que hace más de 60 días que hicieron ese hoyo de agua estancada,  los cerca de 20,000 habitantes de las zonas residenciales de Reparto del Este, Villa Progreso, Hoya del Caimito y los Cerros de Gurabo están recibiendo picadas diarias de al menos 50 mil mosquitos. Los mosquitos adultos son capaces de volar 500 metros lineales y picar más de 1,000 personas/día. Esa laguna contaminada debe ser corregida hoy mismo.
   
El urbanismo del siglo XXI tiene que asegurar la armonía entre el medio rural y el medio urbano. Cuando se pretende urbanizar caóticamente áreas rurales se desatan desórdenes biológicos, sociales y entomológicos que terminan generado cientos de miles de mosquitos, insectos y roedores provocadores de epidemias. En Santiago predomina el Aedes aegypti. Mosquito que deposita en larvas en las orillas de una laguna o en las paredes de las fuentes de agua estancada. De larva pasa a pupa que es un estado intermedio donde el mosquito espera condiciones propicias para madurar. Las pupas pueden durar 12 meses esperando situaciones favorables para crecer.
   
En Santiago hay lagunas artificiales y naturales que de un momento a otro se convierten en focos de dengue y otras enfermedades transmitidas por mosquitos. Otro ejemplo más grave es la laguna que está en el ala norte del cine Hollywood. Cientos de casos y muertes inesperadas de sectores de clase media y trabajadores se generan por ese grave foco de contaminación. Todas esas lagunas deben controlarse con medidas biológicas (peces que ingieren pupas) o químicos (limpieza con cloro).        
   
El 2019 es crítico dado que de acuerdo al sistema de vigilancia epidemiológica se registran unos 1,117 casos de dengue en las primeras 12 semanas de este año. Esta cifra supone un incremento del 280.0% con respecto al mismo período del año pasado. Es una tasa de incidencia de 46.7 casos por cada 100,000 habitantes. Para el mismo período de 2018, la tasa de incidencia fue de apenas 12.3 por 100 mil, con 291 casos de la enfermedad, valores que estaban muy por debajo de la tasa de incidencia en toda América Latina (15 casos por 100 mil).
   
El mosquito necesita la sangre para generar su reproducción. De entrada pica a una persona infectada y luego ingiere la sangre de esa persona contagiada del virus del dengue. Sangre que es incubada  en el mosquito por un período de 8 a 12 días, después del cual el mosquito comienza a transmitir el virus, picando a otras personas y depositar en ellas el virus y extraer mas sangre para sus nuevos huevos. La persona infectada puede presentar síntomas después 5-7 días de la picada.
   
Ante tanta irresponsabilidad de empresas y entidades que generan gran cantidad de focos de riesgos, recomendamos que la ciudadanía acuda inmediatamente al médico cuando se presenten síntomas sospechosos de dengue, tales como fiebre, malestar general y dolores de hueso. Que las direcciones provinciales de salud, intensifiquen las medidas de prevención y control del mosquito Aedes aegypti. La inspección y limpieza de cacharros y gomas en solares baldíos es tarea inmediata.
   
El dengue es una enfermedad de transmisión vectoriana producida por un microorganismo viral abreviado “DENV”. Como virus pertenece al género Flavivirus de la familia Flaviviridae que a la vez, concierne al grupo de los Arbovirus (virus trasmitidos por artrópodos-mosquitos). Existen 4 serotipos virales: DENV-1, DENV-2, DENV-3 y DENV-4. La infección por un serotipo produce inmunidad permanente contra la reinfección por ese serotipo. La infección sucesiva con dos serotipos diferentes es un factor de alto riesgo para desarrollar las formas graves de la enfermedad.
   
Los cuatro serotipos del virus del dengue (DENV 1, DENV 2, DENV 3 y DENV 4) están presentes en toda América Latina y el Caribe. En varios países circulan de manera simultánea. El número de países y enfermedades, así como de la ocurrencia de brotes en América Latina y el Caribe. Se impone una masiva de eliminación de criaderos, anulación de cacharros-llantas vía programa de acciones comunes entre Salud Pública y la Alcaldía.
   
Debemos eliminar los criaderos y saber manejarnos ante una de las enfermedades vectoriales más frecuentes, el Dengue. Es muy importante detectar a tiempo los signos de alarma. Conocerlos tiene extrema importancia para decidir conductas terapéuticas y prevenir el dengue grave.     Las alarmas son 4. Alarma 0: es ponerle atención a cualquier fiebre. En épocas de epidemia, toda fiebre debe ser considerada dengue hasta que se demuestre lo contrario. Alarma 1 es sospecha de dengue sin signos de alarma donde la enfermedad se manifiesta con malestar general, fiebre de origen desconocido, dolor en las articulaciones y detrás de los ojos. Las Alarmas 2 y 3 aparecen cuando el cuadro clínico se agrava y aparecen signos de sangrado.
   
Primero a lo primero. Que inmediatamente la empresa constructora tape el hoyo de agua estancada creado irresponsablemente en la avenida 27 de Febrero. De lo contrario que sea objeto de sanción por el Ministerio Público y Medio Ambiente. Que Salud Pública no se duerma y masifique el control de  criaderos con el apoyo del Ayuntamiento y la movilización de la ciudadanía por el Consejo para el Desarrollo Estratégico de Santiago (CDES).

 



 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.