26 Junio 2019 4:19 AM

PortadaOpiniónColumnas

Nunca te olvides de Dios

Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos

Ramón Enrique Marmolejos | ACTUALIZADO 17.04.2019 - 7:11 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

“El Dios de dioses, Jehová, ha hablado, y convocado la tierra, Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone.  De Sion, perfección de hermosura, Dios ha resplandecido.  Vendrá nuestro Dios, y no callará; Fuego consumirá delante de él, Y tempestad poderosa le rodeará.  Convocará a los cielos de arriba, Y a la tierra, para juzgar a su pueblo.  Juntadme mis santos, Los que hicieron conmigo pacto con sacrificio.  Y los cielos declararán su justicia, Porque Dios es el juez.  Oye, pueblo mío, y hablaré; Escucha, Israel, y testificaré contra ti: Yo soy Dios, el Dios tuyo.  No te reprenderé por tus sacrificios, Ni por tus holocaustos, que están continuamente delante de mí.  No tomaré de tu casa becerros, Ni machos cabríos de tus apriscos.  Porque mía es toda bestia del bosque, Y los millares de animales en los collados.  Conozco a todas las aves de los montes, Y todo lo que se mueve en los campos me pertenece.  Si yo tuviese hambre, no te lo diría a ti; Porque mío es el mundo y su plenitud.  ¿He de comer yo carne de toros, O de beber sangre de machos cabríos?  Sacrifica a Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo;  E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.  Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tú que hablar de mis leyes, Y que tomar mi pacto en tu boca?  Pues tú aborreces la corrección, Y echas a tu espalda mis palabras.  Si veías al ladrón, tú corrías con él, Y con los adúlteros era tu parte.  Tu boca metías en mal, Y tu lengua componía engaño.  Tomabas asiento, y hablabas contra tu hermano; Contra el hijo de tu madre ponías infamia.  Estas cosas hiciste, y yo he callado; Pensabas que de cierto sería yo como tú; Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.  Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios, No sea que os despedace, y no haya quien os libre.  El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios.” (Salmos 50:1 – 23)

Son muchas las cosas que conducen al ser humano a olvidarse de Dios, de su existencia como supremo creador y sustentador del universo, quien controla con su poder y sabiduría todo lo creado; la seguridad que brindan las riquezas, los vicios y placeres, pero el primer enemigo que tenemos es que confiamos en nosotros mismos y no buscamos la aprobación de él en todo lo que nos proponemos hacer.

Dios ha dejado enseñanzas y principios en su palabra, la santa escritura, para que vivamos como a él le agrada y glorifiquemos su nombre en esta tierra y por siempre, escucha lo que él nos enseña: “Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.  Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.  No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal;  Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.” (Proverbios 3:5 – 8)

Nunca debes permitir que en tu mente y corazón lleguen pensamientos, hechos y acciones que te conduzcan al olvido de Dios, ya que él nos enseña que infligirá un castigo por toda la eternidad a todos aquellos que vivan una vida de constante olvido hacia su creador: “Los malos serán trasladados al Seol, Todas las gentes que se olvidan de Dios.” (Salmos 9:17)

Dios te ordena que desde el inicio de tu vida comiences a adorarle a él: “Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento; antes que se oscurezca el sol, y la luz, y la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes tras la lluvia; cuando temblarán los guardas de la casa, y se encorvarán los hombres fuertes, y cesarán las muelas porque han disminuido, y se oscurecerán los que miran por las ventanas; y las puertas de afuera se cerrarán, por lo bajo del ruido de la muela; cuando se levantará a la voz del ave, y todas las hijas del canto serán abatidas; cuando también temerán de lo que es alto, y habrá terrores en el camino; y florecerá el almendro, y la langosta será una carga, y se perderá el apetito; porque el hombre va a su morada eterna, y los endechadores andarán alrededor por las calles; antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro, y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rota sobre el pozo; y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio. Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, todo es vanidad.” (Eclesiastés 12:1 – 8)

Cuídate de no olvidarte de Dios, pues en la biblia Dios dejó por escrito todo lo que le acontecerá al que se olvida de Dios, como el siguiente ejemplo que encontramos en el libro de Job: “Porque pregunta ahora a las generaciones pasadas, Y disponte para inquirir a los padres de ellas;  Pues nosotros somos de ayer, y nada sabemos, Siendo nuestros días sobre la tierra como sombra.  ¿No te enseñarán ellos, te hablarán, Y de su corazón sacarán palabras?  ¿Crece el junco sin lodo? ¿Crece el prado sin agua?  Aun en su verdor, y sin haber sido cortado, Con todo, se seca primero que toda hierba.  Tales son los caminos de todos los que olvidan a Dios; Y la esperanza del impío perecerá;  Porque su esperanza será cortada, Y su confianza es tela de araña.” (Job 8:8 – 14)
   
Amigo que lees este artículo, recuerda, nunca te olvides de tu creador, oye su voz, porque es para tu bien: “Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.  Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría.  No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz.  Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol;  Y éste, como esposo que sale de su tálamo, Se alegra cual gigante para correr el camino.  De un extremo de los cielos es su salida, Y su curso hasta el término de ellos; Y nada hay que se esconda de su calor.” (Salmos 19:1 – 6)
Es tiempo de tener un encuentro con Dios, para que jamás te olvides de él.
-Todas estas citas Bíblicas las encontrará en la Biblia Reina Valera 1960-



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.




View My Stats