20 Julio 2019 8:12 AM

PortadaOpiniónColumnas

Balaguer y Palillo (Eladio Antonio Arias Polanco)

Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio

Ing. Conrado Asencio | ACTUALIZADO 14.04.2019 - 4:25 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

(1 de 2)        

Todo el contenido de este artículo se corresponde a las vivencias declaradas por el general Palillo.


A los pocos meses de haber concluido el gobierno del Presidente Joaquín Balaguer en el año de 1978, decidió alejarse del país y de la política. Se trasladó a vivir  a los Estados Unidos  alojándose en la casa de su sobrina, residencia  localizada en el sector de Corana, Queens  de New York. Estuvo siempre  acompañado  por dos de sus más cercanos  colaboradores: Rafael Bello Andino y Aníbal Páez y sus dos hermanas, Doña Enma y Doña Rosa, además de su sobrina, propietaria de la vivienda.
   
La vivienda localizada en la No 161 de Queens Bulevar  donde permaneció residiendo el Dr. Balaguer  era  de tres niveles y al Doctor Balaguer le fue asignada la habitación del primer nivel, la cual estaba habilitada con  una cama, un sofá y dos sillas donde se reunía con algunos de sus acompañantes, adeptos  o simpatizantes, aunque lo visitaban pocas personas entre las que se recuerda al señor Pedro Rivera. El Dr. Balaguer acostumbraba caminatas alrededor de la manzana,  acompañado por Bello Andino y ocasionalmente por dos reconocidos hombres de su confianza, Saturnino Ramírez y Bello Rocha que le servían como guardaespaldas.
   
En enero del año 1980, Palillo visito por primera ocasión al Dr. Joaquín Balaguer y desde ese  entonces lo continúo visitando todas las semanas, con regularidad,. a pesar de que desde    donde el residía, en Manhattan, hasta llegar a Corona, Queens, a la residencia donde residía el Doctor Balaguer, le tomaba más de dos horas. Palillo residía  en los Estados Unidos desde hacía unos años, donde tenía establecida tienda de negocios dedicados a la venta de ropas.
   
En una ocasión en que Balaguer y Palillo están conversando en la habitación, Balaguer sentado en el Sofá mientras Palillo  se encontraba sentado en una de las sillas.  Balaguer de pronto se levanta, manteniendo las manos detrás y le dice a Palillo  No vuelo mas a Santo Domingo ya que nadie me visita. Palillo se levanta y le responde muy enfáticamente  “ Y Usted  se pertenece, Usted es un político de pies a cabeza  y el país lo necesita”. Esas palabras, lo motivaron y  lo engrandecieron elevando su espíritu  de lucha  que lo llevó, retornando  hasta Santo Domingo en el año de 1981.
   
En el mes de febrero del año 1981, todas las personas que le acompañaron en los Estados Unidos, incluyendo a  Palillo, retornaron al país, el mismo día que el Dr. Joaquín Balaguer, partió a Santo Domingo en un avión comercial  hasta Puerto Rico desde donde tomo un avión privado  perteneciente a la  Gulf and Western  estando acompañado de sus hermanas hasta arribar al aeropuerto de Las Américas a eso de las tres de la tarde.
    
El grupo que simpatizaba con Balaguer, de alrededor de unas treinta personas que había salido desde New York para la ciudad de Santo Domingo, había llegado en horas de la mañana (11 AM), pero tuvo que permanecer unas dos horas, dentro del avión, con las puertas cerradas, soportando un gran calor en la cabina o cuerpo del avión, pero, al abrir la puerta del avión tuvieron que permanecer alrededor de una hora hasta que colocaran la escalera  para bajar hasta al territorio donde las  autoridades del país los recibieron..



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.