26 Marzo 2019 10:55 PM

PortadaOpiniónColumnas

Final de los gobiernos socialistas

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán | ACTUALIZADO 15.03.2019 - 7:54 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

El poder hegemónico de los Estado Unidos en la región,   ha sido el artífice de la desaparición de  los gobiernos socialistas, aunque  no han podido hacer lo mismo con la Revolución Cubana que acaba de cumplir 60 años de existencia,   pero  hay que señalar que si bien el imperio no ha terminado con  ese gobierno, llámese comunista o socialista, es precisamente    por la protección de La Unión Soviética, en su época de apogeo cuando estaba regida por el sistema comunista.
 
Su primer objetivo  fue  el carismático líder Hugo Chávez de Venezuela, al cual  según versiones los   Estados Unidos a través de un artificio le inoculó el cáncer fulminante que en poco tiempo acabó con su vida.
    
No resultaría una aventura hacer conjeturas  de lo que es capaz  ese imperio  del norte de América, porque en una oportunidad  la   Cadena de Noticias Libanesa  Al Mayadeen, hizo la advertencia acerca  de que ese país posee laboratorios secretos con diferentes bacterias almacenadas.
    
Desaparecido Chávez, el siguiente paso es su sucesor político Nicolás Maduro,  sacarlo  del poder para  tener dominio absoluto de las grandes riquezas naturales que tiene Venezuela, y como todos sabemos,  más tarde que temprano el Presidente  Maduro  caerá, porque no podrás lidiar por mucho tiempo con el cerco que le  han tendido  los gobiernos de la región que ayer fueron  sus aliados, así  como los propio Estados Unidos y la comunidad internacional, con la excepción de China, Rusia,   Turquía y  otras naciones que no se han sumado al coro.
 
Daniel Ortega en Nicaragua también está en capilla ardiente, porque la oposición integrada por sectores de la derecha aprovechó muy  bien la medida impopular que éste aplicó con la reforma a las pensiones y la seguridad social  del país, donde  se produjeron protestas durante tres meses con un saldo de más de 300 muertos según medios de prensa.
 
Y de acuerdo a sondeos de opinión  realizados, los resultados  indican  que si Daniel Ortega   decide reelegirse en las próximas elecciones presidenciales, se quedará  fuera del poder y posiblemente   los días de su vida terminen  en  la cárcel.
  
Esa es  la nueva  estrategia  de la derecha  latinoamericana  patrocinada  por los Estados Unidos, encarcelar y  desacreditar a esos ex gobernantes socialistas,  para que no sigan siendo   opción de poder,  ya que  el  imperio prefiere apoyar en América y el mundo a gobiernos  serviles a sus intereses, y que no les sean hostiles. También  en Ecuador Lenin Moreno, dio un giro a la derecha,  traicionando   al ex presidente  Rafael Correa, quien  lo apadrinó para que fuera su sucesor en la presidencia y le diera continuidad a su proyecto de gobierno, hoy a Correa lo están  acusando    de un delito que no cometió y que podría llevarlo  injustamente   a la cárcel.
    
Lo mismo que está ocurriendo con muchos otros  líderes socialistas que ocuparon  la presidencia de su país, como por  ejemplo Luiz Ignacio Lula, en Brasil, que está condenado dos  veces y encarcelado por una acusación poco convincente,  al igual que la separación de la presidencia de Dilma  Rousseff, que posiblemente en el futuro no podrá volver  a presentarse como candidata a la presidencia de Brasil,  asimismo  la ex presidenta  Cristina Fernández de Kirchner,  que en Argentina no han podido llevarla a la cárcel por la inmunidad  que la protege, en su condición de senadora de la República.
Evo Morales  en Bolivia, es el único gobernante socialista que se ha mantenido estable, y al que no  han podido  acusarle  de nada   que ponga en peligro su permanencia  en la presidencia de su país. En las recientes elecciones presidenciales celebradas en el Salvador, el partido gobernante el Frente  Farabundo Martí,  con dos periodos consecutivos en el poder, solamente obtuvo un catorce por  ciento de los votos emitidos.
  
En México  Andrés Manuel López Obrador, llegó a la presidencia porque cambió su discurso de   izquierda, a una derecha moderada, además de  que para lograrlo tuvo que formar un nuevo partido, razón por la  cual Estados Unidos no interfirió en las elecciones donde obtuvo el triunfo. En resumen, ese poder hegemónico que exhibe  los Estados Unidos en el área, le está ganando la batalla al nuevo socialismo del siglo XX1, implementado por el fallecido Hugo Chávez y que rápidamente se propagó por toda Latinoamérica.


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.