17 Agosto 2019 11:48 AM

PortadaOpiniónColumnas

La medida del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán

Ramón E. Durán | ACTUALIZADO 08.02.2019 - 7:27 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Recientemente el Instituto Nacional de Tránsito Terrestre, INTRANT,  prohibió el uso e instalación de tuercas decorativas punzantes en los vehículos, e instruyó  supervisar la ejecución de esta resolución marcada con el número 015-2018  y los que  la violen podrán ser sancionados con multas de hasta un salario mínimo.
   
Todo esto está muy bien ya que alguna razón existe para que   esas tuercas fueran  prohibidas por  el instituto responsable de regular el tránsito en  el país,  pero nosotros   nos preguntamos si esa  prohibición   es la más  importante  que tenemos en materia de tránsito,  porque   existen otras violaciones que son más peligrosas  que usar tuercas  decorativas en los vehículos.  
   
Al respecto es más  preocupante  ver circular   vehículos sin placas  por todo el territorio nacional, porque si uno de esos vehículos provoca ó se ve envuelto en  un accidente  y  no se detiene, no hay manera de cómo  identificarlo.
 
También existen conductores  que no renuevan el marbete, que es el pago del impuesto de circulación o renovación de la placa  hasta por 5 ó 4 años    y nadie le aplica la ley, pero también circulan sin seguro, sin licencia y  sin luces.
     
En la actualidad  cuando un policía de tránsito detiene un conductor por alguna violación, solamente le pregunta por la licencia de conducir y no investiga si los demás documentos están al día.
   
Es grave que un vehículo de motor circule por las calles sin seguro, porque ante un accidente   de grandes consecuencias,  donde hayan muertes por ejemplo, no habría manera de  como   obligar al   propietario a compensar  económicamente a los afectados,  si es una persona insolvente, es decir, que no tiene ni con  qué caerse muerto, como decimos.  Por las calles de este país circulan miles de carros y guaguas  del transporte público,  que hace años no renuevan el seguro.
Recientemente  el  INTRANT aprobó seis medidas para mejorar el transito, y también aumentó los requisitos para obtener una licencia de conducir con el propósito de ser más selectivo al momento de otorgar ese documento.
 
Los ciudadanos conscientes de este país tenemos que aplaudir todas las medidas que se adopten y  que  contribuyan a organizar y mejorar el transito  vial en el territorio nacional, pues las mismas  garantizan  la seguridad de todos los que lo habitamos, colocándonos  a la altura de las   naciones  más desarrolladas  del mundo.
   
Pero dentro de esas innovaciones que  regirán el transito, parece que no está contemplado  la creación de los tribunales  que laboraban las 24 horas del día y  que obligaban a los infractores   a pagar las multas al instante.
   
En esa época del gobierno de Joaquín Balaguer, cuando usted violaba la ley era  conducido por el policía de tránsito al tribunal y si no tenía el dinero para saldar la multa podía marcharse, pero tenía que dejar el vehículo como garantía  de su regreso.
    
Por no existir un método asequible y  viable  para pagar las multas  y por lo  tedioso  que resulta cumplir con esa penalidad,  es precisamente  la razón por las  que existen   millares de multas archivadas  que    nadie  paga, y aunque se han aplicado  resoluciones   para obligar a los violadores  a cumplir con ese deber, estas resultan ineficaces, permitiendo que    éstos    encuentren  la manera de evadir el pago.
    
En otras oportunidades hemos señalado que,  a pesar de que en muchas cosas hemos avanzados   con la aplicación de   medidas que contribuyen   a la institucionalización del país, en otras caminamos  hacia atrás como el cangrejo.
  
Si bien es cierto que habían  policías de tránsito en el  gobierno de  Balaguer,  que más que aplicar la ley eran extorsionadores,  porque    su objetivo era negociar la infracción a cambio de dinero, los conductores   nos  cuidábamos de que un policía nos hiciera pasar un mal momento.
   
Nadie se atrevía a circular en un vehículo sin placa, sin licencia ó la falta del seguro, porque todos sentíamos temor cuando por algunas razón un policía  nos hacia una  señal  para que nos detuviéramos.
   
Pensamos que este nuevo  organismo, creado para ordenar y mejorar el transito en el país,  tiene muy buenas  intenciones  y esperamos  que en el futuro   todas las medidas que ponga en vigor,   al momento de su aplicación  se hagan de una manera  justa y   nos mida   a todos por igual,    sin el   tráfico de influencia,  pero que tampoco prevalezca la situación  social,  política y económica de  la persona  violadora.  


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.