17 Agosto 2019 11:11 AM

PortadaOpiniónColumnas

Los cimientos de una Patria Nueva

Vinicio Guzmán Luciano

Vinicio Guzmán Luciano

Vinicio Guzmán Luciano | ACTUALIZADO 07.02.2019 - 7:18 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Levantarnos del letargo nos beneficia, nos pone en equilibrio y los sentimientos por una Patria Nueva, sería el lema y el mejor servicio que podríamos realizar en nombre y en recuerdo de Duarte.
   
El miedo y la dictadura permitida, nos infunden desprecio y poco valor por los lienzos sagrados que sirven de baluarte y estandarte a nuestro amor por la Patria. Se ha perdido el interés porque no le damos significado con la práctica y los muchachos entonan un himno desabrido que no sabe ni un ápice a patria. El intruso al desdén ha irrumpido el sueño de la Patria Nueva, esa Patria que soñamos como Duarte y que vive todavía en los corazones doblegados a la altivez de la frente y el orgullo inédito.
   
Lo que es inaudito es lo que los muchachos del recreo no saben y pasan como ignotos ante las exacerbadas palabras y frases tipificadas por un poeta que se deslumbró en las tardes de fiesta de su inspirada pluma, que no pensó que en nuestra generación se tendrían como lema, aunque aún sin pensarlo ni reflexionarlo, lo cantan y lo desentonan para el mal de la patria.
   
Es esa Patria Nueva que esperamos muchos, que nazca de nuevo para con los sentimientos, la Constitución y el ideario de Duarte, la construyamos y nos empinemos como se levanta en laurel.
   
Pero si es así, cantando un canto desnutrido, sin alboroto ni la llama en el pecho, mejor no, no cantemos ese himno que tiene poco sentido para nosotros. Estamos cobardes, tenemos miedo por cualquier cosa, por lo tanto, es verdad que como vamos, ningún pueblo comportandose así,  podrá ser libre, siendo esclavo, indolente y servil.
   
Olvidemos eso, al parecer Quisqueya no es indómita y brava, mucho menos va a levantar frente altiva alguna. La Patria Nueva es la que se debe fomentar primero en la escuela, pero la escuela no está en eso. Nunca se nos explicó por qué cantábamos eso. Por eso los estudiantes dicen: cuando el médico recto, también "que temblor el heroismo vivil. Siempre activa la frente sará. Y del mundo a la faz obtendremos. Salve el pueblo que entrépido....
   
Acabemos con esto ya. Vamos a construir la Patria Nueva, dejémonos de trivialidades y pongámonos por la realidad con fe a construirla. No hemos perdido nada, porque la Patria que se pierde, no es la Patria de Duarte, es la patria pobre, desvalida, sin nutrición y sin fuerza de Santana, esa patria que se desmorona y se nos cae encima, es la patria que construyó Santana, Báez y Bobadilla, tres sagaces que robaron el proyecto que vino a resultar en un aterrizaje forzado en las manos del opresor anexionista, depredador, esclavista y usurpador.
  
Construyamos entonces, la Patria Nueva, con la Constitución democrática de Duarte, el himno que nos cabe, la bandera tricolor que está decolorada, y desde ya a realizar el verdadero sueño de Duarte. No sé si esto resulta una utopía o un insomnio de locura, pero es mejor que sueñe o que esté propenso a la locura, que nunca pretender que podemos soñar con una Patria Nueva, una diferente, una que sea como la que Duarte soñó y diseñó.



0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.