23 Enero 2019 4:40 PM

PortadaOpiniónColumnas

Puntos errados y en la diana

Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua

Rafael Octavio Lantigua | ACTUALIZADO 07.01.2019 - 7:08 pm

0 COMENTARIOS

enviar por email

imprimir

ampliar letras

reducir letras

Vive la generación del presente ya que el futuro no lo tenemos garantizado, con marcada fe y efervescente positividad, debemos arrancar con el ancla del horizontal 2019, surcando el tirno del señero siglo XX1.
   
Este se enseñorea desafiante y marcando la Era rápida de la comunicación y del universo desconcio0d me infinito con las interrogantes del más allá.
   
El mundo esta siendo estremecido por la falta de amor y e irrespeto y la poca importancia que se le da a la vida. Los resentimientos y odio al género están degenerando en una espiral de retaliación troglodita, que aniquila la intranqui8lidad desarrollando la utopía de la nostalgia sobre lo que fue la seguridad del ayer.Aqui en RD el humano va asimilando los cambios tecnológico en la medida que se desarrolla la tecnología, lo que implica que se pierda el rastro de la humanidad y la afectividad de los sentimiento por  la concentración veleidosa del progreso.
   
La sociedad muestrea era bonachona, solidaria, algo como folklórico en el vecindario. Las mafias y los antisociales tóxicos, han derrumbado y trillando lo rápido lo corto, fomentando los flagelos de la desesperación, la ambición traicionera como monitor de los malos ejemplos y las manipulaciones a través del clientelismo venenoso cubierto por el manto oscuro de la impunidad.        

Las memorias a  veces se esconden y se activan con acciones y realidades internas como casos que parecían inverosímiles y raros, que desengañan y asombran a cualquier exceptivos, como los casos de los personajes que sepultando su cuerpo han dejado una doble m oral dejando a todo el mundo perplejos atónitos.
   
Estamos viendo crímenes execrables que calan la conciencia del ciudadano como la masacre en los femenicidios y crímenes múltiples, que demuestran que quien lo hace es un descerebrado un infeliz y enano mental. El más feliz de los casos es el acercamiento del humano a Dios, temeroso el hombre por los metamensajes sobrenaturales del la existencia del mismo, luminoso.
 

EL AUTOR ES ESCRITOR Y POETA

 


0 comentario(s)


Le restan 1000 caracteres.

Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenidos ofensivo o discriminatorio.